Castilla y León se tiñe de blanco

Primera gran nevada de este invierno que afecta a las nueve provincias Nueve mil alumnos, sin clase

Turistas japonesas hacen fotos en Segovia. Nieve en las murallas de Ávila.
Turistas japonesas hacen fotos en Segovia. Nieve en las murallas de Ávila.

valladolid- Aunque ya lo había hecho tímidamente en algunas capitales como Ávila, por fin llegó la nieve en cantidad para disfrute de los más pequeños de cada casa y para los amantes de la fotografía, que tienen en días nevados sus mejores y más fructíferas jornadas. Además, la nieve cayó con fuerza. Y en todas las provincias. Las nueve capitales y cientos de pueblos de la Comunidad amanecieron teñidos de blanco. La abudante nieve caída durante la madrugada y primeras horas de la mañana dejaron espectaculares paisajes y vistas de los principales monumentos y de calles y plazas de cada ciudad y cada pueblo.

Nueve mil alumnos tampoco pudieron asistir a clase por seguridad, al no poder realizar con normalidad su ruta el transporte escolar por el hielo y la nieve. La mayoría de ellos, de la provincia de León (2.700), la más afectada. Lo que apenas importó a estos jóvenes estudiantes, que aprovecharon la mañana para jugar con la nieve y, como suele ser habitual, para dejar patente su creatividad en los populares muñecos. Una nieve que también cayó en Valladolid, donde es menos habitual que lo haga. Y por partes, ya que lo hizo ligeramente por la mañana, y también al final de la tarde.

Es la cara amable de las nevadas. La de la alegría y felicidad de los niños por 'hacer novillos' durante un día en clase y disfrutar de algo que no puede hacer todos los días. Pero la nieve tiene también su cara menos simpática, sobre todo en lo que se refiere al tráfico y las carreteras. La abundante nieve caída ayer sumada al hielo por el frío de la noche, complicó la circulación en numerosos puntos de la Comunidad, especialmente en las provincias de León, Ávila y Palencia. Provocó numerosas retenciones e incluso algún accidente, como el de un coche de la Policía Nacional que se empotró contra una farola en la Avenida Juan Carlos I de Ávila, aunque afortunadamente se saldó sin heridos y solo con ligeros destrozos en el lateral del vehículo por la parte de la conductor. También tuvo problemas un camión quitanieves de la Diputación de Zamora, que se salió de la carretera debido a la capa de hielo existente bajo el manto de nieve, aunque, de nuevo, no hubo que lamentar daños personales, ni siquiera materiales, y todo quedó en un buen susto. El vehículo, que se ocupaba de la zona de Zamora, limpió la vía hasta el alto de Sesnández o de Carmona. Fue una jornada intensa también en la provincia de Zamora, donde motoniveladoras y caminiones quitanieves tuvieron que emplearse a fondo para retirar la nieve acumulada y esparcir la sal correspondiente para el deshielo de las carreteras. Se cortó al tráfico hasta cinco puertos en Burgos y León, y también una carretera en Salamanca. Las cadenas o sistemas antideslizantes fueron necesarios para circular por otros catorce altos de montaña así como en la A-6, a ala altura de Trabadelo, en El Bierzo. Una zona en la que hubo que cortar también carreteras por peligro de desprendimientos.

Incomunicados

El norte de la provincia de Burgos volvió a ser una vez más una de las zonas con más problemas. Tanto en Las Merindades como en el Valle de Valdivielso los vecinos se despertaron con la nieve pegada a sus casas y estuvieron incomunicados varias horas. Además, en la Sierra de la Demanda, el transporte de camiones y la circulación se vio condicionada en N-234, lo que hizo que muchos camiones que transportan madera de la zona tuvieran que parar antes de llegar a la provincia de Soria.