Actualidad

El Gobierno Herrera, partidario de que otra empresa asegure que Lauki siga trabajando

La vicepresidenta y portavoz, Rosa Valdeón, asegura que la planta vallisoletana es viable y que «nada justifica este cierre»

La vicepresidenta y portavoz, Rosa Valdeón, asegura que la planta vallisoletana es viable y que «nada justifica este cierre».

Publicidad

El Gobierno que preside Juan Vicente Herrera se pone del lado de los trabajadores ante el cierre anunciado por la multinacional Lactalis de la planta de Lauki en Valladolid. La vicepresidenta Rosa Valdeón aseguraba ayer que la fábrica vallisoletana es viable en estos momentos y proponía que otra empresa se haga con la planta, para conseguir que Lauki siga trabajando. «Hay que buscar cualquier fórmula que permita que la fábrica siga abierta porque no hemos encontrado causa objetiva que justifique el cierre de la planta lechera», decía Valdeón, quien recordaba que en ella trabajan 85 personas y que recoge la producción de más de un centenar de ganaderos.

Mientras tanto, los trabajadores, que ayer se reunían con la consejera de Agricultura y Ganadería Milagros Marcos y con el director general de Competitividad de la Industria Agroalimentaria, Jorge Morro, comenzarán hoy una serie de actos de protesta contra el cierre, con una concentración ante las Cortes de Castilla y León. Los afectados aseguran que no cejarán mientras no reciban el compromiso de la empresa de que la planta no se cierra.

Publicidad

En este sentido, el secretario de la sección sindical de la UGT en Lactalis, Juan Carlos García Serrano, acusa a la empresa de llevar a cabo una descapitalización progresiva de Industrias Lácteas Vallisoletanas, que hace diez años llegó a tener 600 empleados, en distintas operaciones que serán analizadas por un bufete de abogados para el caso de que constituyan «una ilegalidad».

Publicidad

Lactalis anunciaba el pasado jueves que ha decidido cerrar la planta de Valladolid por el descenso de las ventas y el estancamiento de la demanda de leche pasteurizada. Señalan que se encuentran ante una situación de «sobrecapacidad» de la estructura productiva que dificulta competir cuando se ha producido un descenso del consumo de leche, y que el cierre entra en un proceso de reestructuración ante la necesidad de reducir capacidad y concentrar volúmenes de producción, con el objetivo de dar continuidad a las marca, especialmente de Lauki.

La planta de Valladolid fue fundada en 1954 por un grupo de ganaderos de Valladolid, bajo la denominación de Central Lechera Vallisoletana, para pasar a un propietario único pocos años después, y en la década de 1960 fue gestionada por Industrias Lácteas Madrileñas. En 1989, ya con la marca Lauki, entró a formar parte del grupo francés Sodiber, y desde 2004 el control de la factoría vallisoletana corresponde a la multinacional Lactalis.

Objetivo: lograr 5.000 trabajadores en los centros especiales de empleo

La vicepresidenta y consejera de Empleo, Rosa Valdeón, recordaba ayer en Salamanca que la integración laboral de las personas con discapacidad es una prioridad en esta legislatura, y avanzaba que el objetivo que se han marcado en esta legislatura es alcanzar la cifra de 5.000 trabajadores en los centros especiales de empleo y en empresas de inserción. Rosa Valdeón recordaba las ayudas de la Junta hasta 4.000 euros por contratar a estas personas y animaba a las empresas a apostar por ellas «porque son productivas».

Publicidad

Bruselas ve con buenos ojos que los productores de leche puedan autorregularse

S. FELIPE- Valladolid/Bruselas

Buenas noticias para los ganaderos del vacuno de leche de esta Comunidad. Y es que la Comisión Europea ve con buenos ojos que los productores puedan autoregularse para poder equilibrar la oferta y la demanda, tal y como se plantea desde Castilla y León, en una de las medidas del decálogo consensuado en la Región.

Así lo ponía ayer encima de la mesa el Comisario de Agricultura, Phil Hogan, en Bruselas, donde aseguraba que la propuesta será voluntaria. Nada más conocerse la noticia, la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, aseguraba que «es una puerta que se abre» en Europa para hacer frente a la crisis provocada por la caída de los precios, ante el exceso de oferta en todo el continente. Igualmente, destacaba la importancia de controlar la capacidad de producción, especialmente desde la desaparición del sistema de cuotas lácteas hace un año, ya que mientras unas explotaciones han aumentado la producción un 200 por ciento y otros lo han hecho un ocho. Asimismo, la Comisión Europea plantea aplicar una ayuda pública de 15.000 euros por cada ganadero, una medida que solo se utiliza en casos excepcionales. Además, se propone aumentar el límite para el almacenamiento de la leche en polvo y mantequilla. El techo actual es de 109.000 toneladas para la leche en polvo y de 50.000 toneladas para la mantequilla, un límite que Bruselas propone doblar a 218.000 toneladas y 100.000 toneladas respectivamente.

Por otra parte, Hogan apuntó a la necesidad de buscar nuevos mercados, especialmente tras el cierre del mercado ruso, y la reducción de la demanda en China. Actualmente, existen 111 millones de euros para proyectos co-financiados entre la UE y los Estados miembros, de los cuales 30 millones de euros son exclusivamente para los productos lácteos y la carne porcina. En este sentido, Bruselas se compromete a aumentar el fondo para ambos sectores. Finalmente, Marcos insistía en la necesdad de rasladar a la sociedad el efecto que tiene el consumo de leche y productos lácteos de ganaderos de Castilla y León para dar estabilidad del sector.