El PP de Juan Vicente Herrera crece y acerca a Rajoy a La Moncloa

Los populares obtienen dieciocho representantes en el Congreso, uno más que el pasado 20-D

El presidente de la Junta y del PP de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, valora la victoria de los populares
El presidente de la Junta y del PP de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, valora la victoria de los populares

Debacle en Ciudadanos al perder dos escaños, mientras PSOE, con nueve, y Podemos, con tres, se mantienen.

Castilla y León demostró que es un «buen granero de votos» para el Partido Popular. La formación que preside Juan Vicente Herrera volvió a ser decisivo para que su líder nacional, Mariano Rajoy, gobierne durante los próximos cuatros años, al conseguir los mejores resultados de la España autonómica. El PP logró el respaldo mayoritario de los castellanos y leoneses, al obtener un representante, dieciocho, más que en las elecciones del pasado 20 de diciembre de 2015.

Además, en Castilla y León tampoco se produjo el «sorpasso» que vaticinaban las encuestas. Los socialistas de Luis Tudanca mantuvieron los nueve representantes y Unidos Podemos, de Pablo Fernández y José Sarrión, los tres. Ciudadanos fue el que peor resultado logró, en comparación al 20-D, al pasar de tres a uno y perder sus representantes de León y Salamanca.

Feudo inexpugnable

Los 632.000 votos y 18 escaños obtenidos por los populares en esta Comunidad, 40.000 sufragios y un diputado más que hace seis meses -el conseguido en Salamanca en detrimento de Ciudadanos- vuelven a poner de manifiesto la fortaleza del PP en Castilla y León, uno de sus feudos inexpugnables. Y es que casi el 45 por ciento de los castellanos y leoneses han depositado su confianza en el partido de Rajoy, lo que supone cinco puntos más que el resultado obtenido el pasado 20 de diciembre. Los populares ganan en todas las provincias de Castilla y León y en sus capitales y ciudades más importantes y, tras Murcia, es la región que más aporta al PP a nivel nacional.

Herrera comparecía ante la prensa sobre las once de la noche, arropado por Rosa Valdeón, Alicia García, Alfonso Fernández Mañueco y Raúl de la Hoz. Se presentaba satisfecho por el trabajo hecho y por la normalidad de la jornada electoral en la Comunidad. Pero, sobre todo, contento y tranquilo por el «paso adelante» que ha dado el partido y en un escenario tan complicado como el que había. «Me tranquiliza el panorama que se abre con todo lo que ha ocurrido. Esta noche voy a dormir alegre», decía el presidente de la Junta, para quien el PP «es el claro ganador», y Rajoy, «el gran vencedor». Herrera insistía en que con estos resultados, tanto el presidente en funciones como el Partido Popular «están legitimados para seguir gobernando en España». Aunque explicaba que estará más satisfecho si esta triunfo contribuye a lo que España necesita, «que es un Gobierno estable». Herrera reconocía que el resultado obliga de nuevo a buscar acuerdos y pedía al resto de líderes que faciliten y favorezcan el Gobierno de Rajoy. También destacaba la «buena noticia» que supone para la Democracia que el PSOE siga siendo la segunda fuerza política y que no se haya producido el «sorpasso» que vaticinaban todas las encuestas. En este sentido, dejaba entrever que los últimos acontecimientos ocurridos, como la salida del Reino Unido de la UE o que los ciudadanos hayan podido ver la forma de actuar de unos y de otros en estos seis meses de interinidad, ha podido influir en el denominado voto útil hacia el PP. Y respecto a los posibles pactos que se abren ahora y a la actitud que tomará el PSOE de Pedro Sánchez, Herrera recordaba que la situación del socialista ha empeorado y que en el partido tendrán que reflexionar. «No pueden presentarse como en diciembre diciendo que España ha votado cambio, aunque cosas más difíciles se han visto, porque pese a que no se ha producido el sorpasso han vuelto a caer y obtienen cinco escaños menos que en sus peores resultados históricos».

Moderada satisfacción

El secretario regional del PSOE, Luis Tudanca, aún con la voz tomada por su neumonía, culpó al líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, de «dar una segunda oportunidad» al PP y a Mariano Rajoy. El líder socialista, que se mostró moderadamente satisfechos con los resultados de su partido en la Región, agradeció a los «miles de simpatizantes que han dado una lección porque el PSOE ha sacado este resultado contra todo y contra todos». «El PSOE sigue teniendo el mismo objetivo: hacer políticas solidarias contra los desahucios, para tener un empleo digno».

«Sabor agridulce»

El secretario general de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, calificó de «triste y muy decepcionantes» los resultados de la nuevo confluencia con Izquierda Unida. Asimismo, indicó que la noche le había dejado un «sabor agridulce».

Aunque Pablo Fernández animó a los militantes a ponerse hoy «manos a la obra» para «conseguir este Cambio» que ahora «está más lejos», pero que «más pronto que tarde» se producirá en España.

Un sistema injusto

El portavoz de Ciudadanos en las Cortes, Luis Fuentes, criticó el sistema que ha vuelto a perjudicar a la formación naranja, ya que a pesar de contar el apoyo de más de 200.000 castellanos y leoneses, no le ha permitido repetir los resultados del 20-D.

Los resultados en el Senado volverá a repetir el bipartidismo. El PP y el PSOE vuelven a acaparar los 36 representantes de Castilla y León. Además se vuelven a repetir los resultados de las elecciones del pasado 20 de diciembre de 2015 y de los comicios de 2011.

De esta manera los populares ha conseguido 27 senadores por los nueve logrados por los socialistas. Así mientras que el PP mantendrían tres representantes por cada provincia, los del puño y la rosa se alzarían con uno.

Los castellanos y leoneses han decidido que en la Cámara Alta sólo exista representación de los dos grandes partidos políticos, y no han dado la oportunidad ni a Ciudadanos ni a Unidos Podemos, que tendrán que esperar otros cuatro años para dar la vuelta a la situación.

Absoluta normalidad

La jornada electoral transcurrió con total normalidad. No se produjo ningún incidente de consideración, ni en la formación de las 4.517 mesas electorales, ni al cierre de las urnas, una prueba más de la calidad democrática que existe en nuestra Comunidad.

Mayor participación

Los castellanos y leoneses respondieron a la llamada de las urnas, conscientes de la importancia de lo que hay en juego. Y es que la participaciónen estas elecciones generales fue del 73,34 por ciento, lo que supone un 2,1 por ciento más que hace seis meses y más de tres puntos porcentuales que la media del conjunto de España. Los votos nulos representaron el 1,15 por ciento mientras que los sufragios en blanco fueron 715, el 0,73 por ciento. En estos comicios destaca también el aumento que ha experimentado el voto por correo (38,3 por ciento) hasta las 113. 459 solicitudes. La mayor participación se dio en Segovia, con un 75,82 por ciento, a pesar de que fue inferior en un punto respecto al 20-D.