Publicidad
Publicidad
Cataluña

Al menos un muerto tras el choque frontal de dos trenes en Barcelona

Un centenar de personas resultaron heridas, seis de ellas graves, al chocar frontalmente un tren de la línea R12 en dirección a Barcelona con otro de la línea R4 de Rodalies en dirección a Manresa

Un centenar de personas resultaron heridas, seis de ellas graves, al chocar frontalmente un tren de la línea R12 en dirección a Barcelona con otro de la línea R4 de Rodalies en dirección a Manresa.

Publicidad

A media tarde de ayer, una colisión frontal de un tren de la línea R4 de Cercanías y otro de la R12 de Cataluña acabó con un balance de un muerto y unos 95 heridos, seis de ellos graves, confirmaron fuentes de Renfe. Ocurrió entre Manresa y Sant Vicenç de Castellet (Barcelona), y el convoy más perjudicado iba en dirección norte, hacia la primera población citada.Una persona falleció, mientras que la mayoría de los heridos fueron leves.

La víctima mortal es la maquinista, de 26 años, que conducía el convoy que transcurría por la línea R4, informaron fuentes de Renfe. El accidente ocurrió a la altura del antiguo apeadero de Castellgalí.

Una testigo confirmó que el tren iba en dirección Manresa, y que de repente voló hacia el asiento que tenía enfrente. Ella dijo que le pareció que había tres convoyes afectados, pero fuentes de Renfe explicaron que fueron dos, aunque en colisión frontal. El ente explicó que estaba investigando los hechos.

Por culpa del accidente, la circulación quedó interrumpida durante toda la tarde. Se da la circunstancia de que en noviembre se produjo otro accidente mortal en esta misma línea, cerca de Vacarisses, en este caso por un desprendimiento de tierra por culpa de las fuertes lluvias que cayeron en esa época.

Publicidad

Fuentes de Renfe, tras confirmar de que se trató de una colisión frontal entre dos trenes, señalaron que lo primero que se hizo fue, además de atender a los heridos, evacuar al resto de pasajeros, una acción que se hizo sin grandes incidentes. Los Bomberos de la Generalitat y los Mossos d'Esquadra también confirmaron que trabajaron para ayudar y evacuar a los afectados.

La dirección general de Protección Civil precisó, en su cuenta de Twitter, que recibió el avisó a las 18.20 horas. Fue un pasajero el que comunicó la alerta. A través de esta entidad, el Servicio de Emergencias Médicas (SEM) activó una una situación extraordinaria en la Central de Coordinación Sanitaria, que movilizó ocho unidades de transporte sanitario urgente, logística, y otras unidades de transporte no urgente.

Publicidad

El teléfono de emergencias 112 recibió una veintena de llamadas alertando de este accidente. El mismo servicio confirmó que se atendieron a una veintena de personas en total, aunque ninguna de ellas perdió la consciencia. En el convoy viajaban un total de dos centenares de personas, aunque la inmensa mayoría resultaron ilesas.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, la consejera de Salud, Alba Vergés, y el consejero de Interior, Miquel Buch, se acercaron al lugar del accidente para interesarse por los hechos.

El tráfico quedó desviado en la C–55 entre las poblaciones de Sant Vicenç de Castellet y Manresa. La principal consecuencia es que hubieron entre cuatro y cinco kilómetros de retención, según informó el Servei Català de Trànsit (SCT). Para que pudieran trabajar los servicios de emergencia, el tráfico se desvió hacia la C–16.

Por su parte, Renfe comunicó que se abrió una investigación para esclarecer del todo el motivo del siniestro, teniendo en cuenta que se trata de una línea con dos vías. A última hora de ayer, las causas del accidente todavía eran desconocidas, por lo que se tendrá que estar atento a la citada investigación abierta por el ente ferroviario.

Llueve sobre mojado, porque los usuarios catalanes del servicio de Cercanías llevan años quejándose del servicio. Ayer hubo de nuevo decenas de quejas sobre el funcionamiento de estas líneas. Día sí y día también hay retrasos, por múltiples causas, normalmente por el mal estado de las infraestructuras.

Ayer se quejaron de que no funcionó el dispositivo, y de que tuvieron que caminar centenares de metros para llegar a los autocares que se pusieron a su disposición. Concretamente, sobre esta línea las quejas de los usuarios se acumulan desde hace meses, e incluso años.

Publicidad

Otro accidente mortal sucedió muy cerca

Ocurrió en noviembre, y en la misma línea de Cercanías. Y también fue mortal. A primera de la mañana, un tren de la R4, que horas de la madrugada cuando un tren de la línea R4 que realizaba el trayecto entre Sant Vicenç de Calders y Manresa, y con 133 pasajeros a bordo, descarriló a causa de un corrimiento de tierras a la altura de Vacarisses, en el Vallès Occidental. Uno de los viajeros, un hombre de 36 años de Castellbell i el Vilar que se dirigía a su puesto de trabajo, perdió la vida al abrirse la puerta sobre la que se encontraba de pie, tras el impacto, y salir despedido del convoy varios metros. Descarrilaron cuatro de los seis vagones por el desprendimiento de tierra y rocas de una zona previamente enmallada a causa de su inestabilidad.

Este tramo de la línea R4, uno de los puntos negros de la red ferroviaria catalana

El pasado 20 de noviembre otro accidente en Vacarisses, cerca de Manresa, también costó la vida a una persona y dejó 49 heridos tras descarrilar un tren.