Actualidad

Cataluña ha recibido un millón y medio de extranjeros desde el 2010

La Generalitat tacha al Gobierno de «desleal» porque «envía refugiados sin avisar previamente».

La Generalitat tacha al Gobierno de «desleal» porque «envía refugiados sin avisar previamente».

Publicidad

La comunidad extranjera residente en Cataluña está formada por 1.067.883 personas, que representan el 14,1% de la población total. En su mayoría son jóvenes y adultos que provienen de países latinoamericanos (3,3%), Marruecos (2,8%), Rumanía (0,7%), Italia (0,7%), China y Pakistán (0,6%). No obstante, en la comunidad catalana hay ciudadanos procendentes de 187 países distintos que hablan alrededor de 300 idiomas diferentes. Así lo revela el informe de extranjería de 2016, que presentaron ayer la consellera de Asuntos Sociales, Dolors Bassa, junto al Secretario Migraciones, Oriol Amorós.

Desde el año 2010, han llegado más de un millón y medio de extranjeros a Cataluña, aunque desde el año 2013 se registra una caída continuada sin ser demasiado significativa. Bassa elogió el «buen nivel de convivencia» y señaló la «gran transformació demográfica» que se vive por las corrientes migratorias. Aunque en 2016, más de 19.000 inmigrantes regularizaron su situación administrativa, se han registrado más casos de irregularidad sobrevenida en aquellos extranjeros que llevan más de seis años viviendo en Cataluña, sobre todo por la pérdida del trabajo.

Publicidad

Respecto al programa de refugio y asilo que funciona a nivel estatal, Amorós informó que la comunidad catalana ha acogido hasta la fecha a un total de 495 personas, frente a las 28 con las que finalizó el año 2015.

Publicidad

Bassa aprovechó para agradecer la gran respuesta ciudadana que tuvo el sábado la gran marcha en favor de los refugiados y adelantó que el Govern se sentará para analizar su estrategia en este asuento y «presionar al Govern» para aumentar el cupo de asilados. Amorós, horas antes en una entrevista en RAC-1, acusó al ejecutivo de Mariano Rajoy de actuar «con deslealtad» porque «envía a refugiados a Cataluña sin avisar a la Generalitat ni a los ayuntamientos». Además, aprovechó para desmentir el delegado del Gobierno en esta comunidad, Enric Millo, cuando aseguró que el Govern sólo ha ofrecido 301 plazas cuando Puigdemont ofertó 4.500. El secretario de Emigración ahora dice que la Generalitat dispone de 1.200 p lazas , pero que no constan en el sistema informático «porque queremos que nos informen lealmente cuando envían a alguien».