CDC pide «una sola voz» para no airear las disputas del frente pro consulta

«No nos podemos permitir el lujo de desafinar», dice el secretario de Organización de CDC, Josep Rull
«No nos podemos permitir el lujo de desafinar», dice el secretario de Organización de CDC, Josep Rull

Cada vez es más difícil imaginar que Convergència, Unió, Esquerra, PSC, ICV y CUP puedan ponerse de acuerdo en una pregunta de cara a la consulta sobre el futuro político de Cataluña. CDC y ERC defienden formular un interrogante en clave estrictamente independentista, pero el resto de formaciones que aboga por ejercer el derecho a decidir quiere incluir otras opciones para que también se someta a votación el modelo (con) federalista. Las discrepancias son evidentes, pero Convergència las redujo ayer a «aparentes» para pedir, a continuación, que todos los integrantes del frente pro consulta se expresen con «una sola voz».

«No nos podemos permitir el lujo de desafinar», afirmó ayer el secretario de Organización de CDC, Josep Rull, quien intenta acompasar la orquesta del derecho a decidir, sin éxito por el momento. El fin de semana ha sido testigo de notables discrepancias entre ERC y Unió, incapaces de aproximar sus puntos de partida. Esquerra no quiere oír ni hablar de una consulta que no consista en preguntar a los catalanes «sí» o «no» a la independencia. El planteamiento únicamente convence a Convergència, partidaria de formularlo mediante la expresión de «estado propio» para Cataluña.

El resto de formaciones, en cambio, reclama que la consulta también sirva para plantear otros modelos de autogobierno, lo cual dificulta enormemente consensuar la pregunta. «No se puede romper el consenso que el Parlament aprobó. No puede un partido, ERC u otro, decir que la pregunta debe ser sí o sí la que ellos quieren», afirmó el presidente del comité de gobierno de Unió, Josep Antoni Duran Lleida.

ICV, por su parte, que ha mantenido una enorme indefinición en los últimos tiempos, va clarificando poco a poco su posición. Se niega a poner a votación únicamente la independencia porque sería tanto como dejar sin representación a quienes abogan por romper con el «statu quo» actual sin llegar a la secesión. Por eso, su coordinadora nacional, Dolors Camats, abogó ayer por una fórmula que permita votar «sí» a independentistas y federalistas.

La postura de un federalista

«Si realmente queremos abrir una nueva etapa es necesaria una mayoría suficiente. La elección de la pregunta y la fecha no la puede romper. Si no, iríamos atrás», dijo Camats en una entrevista a la ACN. «¿Qué debería votar un federalista: 'sí' o 'no'?», se preguntó. Para salir del atolladero, la dirigente de ICV pidió al Gobierno que se preste a plantear una solución para dar mejor acomodo a Cataluña.

Sea como fuere, con pregunta pactada o sin ella, continúa siendo complicado avistar la celebración de una consulta soberanista, puesto que, por el momento, no existe anclaje legal. El PP ha dejado muy claro que no permitirá un referéndum secesionista. Tan meridiana ha sido su postura que el secretario general de Ciutadans, Matías Alonso, consideró «estéril» que se consensue una pregunta que no va a celebrarse.