Con esto no se juega

Me gustaría que este artículo lo leyeran especialmente quienes amen la paz piensen lo que piensen, lo hago desde la autoridad moral que me da haber hecho decenas de juicios contra ETA y contra Yihadistas, haber apoyado y ayudado a víctimas de estos grupos, de Terra Lliure, de la Extrema Derecha del atentado del “Popus”, de todas las victimas a quienes he tratado por igual pensasen lo que pensasen y viniesen de donde viniesen.

El terrorismo es lo peor que puede pasar en una sociedad, es el cambio real del concepto rival al concepto enemigo, es la idea recurrente de que alguien piense en razón de cualquier causa que puede ser dueño de destruir tus bienes o tu vida.

Y con el terrorismo, con cualquiera que albergue la mas mínima idea de actuar así no se juega, sencillamente se le detiene, se le encarcela y se le vence, y solo una vez vencido y cuando acepta la derrota se le permite volver a vivir en sociedad siempre y cuando no se muestre orgulloso del daño causado.

Aquí independentistas y los que no lo somos hemos sacado a la calle centenares de miles de personas en manifestaciones en las que no se ha roto ni un retrovisor, pero cuando se empieza a asumir que alguien puede escoger el camino de la violencia hay que ser consciente de las consecuencias que esto puede comportar.

Permítanme señores independentistas un consejo, no justifiquen lo injustificable, no se fíen de quienes ayudaron a manchar las manos de sangre y ahora dan consejos como hombres de paz, ellos fueron derrotados, vencidos y encarcelados, como debe ser con todos aquellos que se apartan del camino de la paz.

La sociedad está preparada, los Jueces, los Fiscales, las Fuerzas de Seguridad y los Abogados que estamos con ellos, tenemos experiencia, desgraciadamente demasiada, el camino de la violencia, lleva a jugar con fuego y el fuego quema.