El bloqueo ruso a frutas y carne supondrán pérdidas de 110 millones en Cataluña

La suspensión de las exportaciones agropecuarias de la UE decretada por Rusia supondrán para el sector frutícola y el cárnico de Cataluña unas pérdidas directas de más de 110 millones de euros, si las sanciones se prolongan durante un año, según datos hechos públicos por la Generalitat.

En un comunicado del departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalitat se señala que el sector de la carne de Cataluña, según datos provisionales de 2013, exporta directamente a Rusia casi 70 millones de euros, a los que hay que añadir más de 40 millones de euros en frutas, lo que supone unas pérdidas conjuntas de 110 millones.

Las mismas fuentes indican que estas pérdidas no incluyen las exportaciones de fruta y carne que desde Cataluña van a otros países de la Unión Europea, a través de los cuales, los productor catalanes también llegan a Rusia.

El conseller de Agricultura, Josep Maria Pelegrí, envió el pasado viernes sendas cartas a la ministra de agricultura española, Isabel García Tejerina, y al comisario de Agricultura de la CE, Dacian Ciolos, en las que reclama la activación urgente e inmediata de los mecanismos disponibles para hacer frente a esta situación, generada por causas políticas y no de mercado.

En la carta se señala que las sanciones ya están afectando de manera directa al sector de la fruta y que también pueden impactar fuertemente en las exportaciones del sector porcino, ambos estratégicos por el que respeta a la aportación al PIB catalán, y al equilibrio de la balanza comercial del país.

Josep Maria Pelegrí ha convocado mañana a los representantes de las asociaciones, patronales y empresas destacadas del sector cárnico para analizar el impacto del bloqueo de Rusia a las exportaciones.

El martes, Pelegrí tiene previsto viajar a Bruselas como presidente de la Asociación de Regiones Productoras de Fruta, Legumbres y Hortalizas para reclamar la activación urgente de las medidas que prevén la CE y la PAC (Política Agraria Común) en situaciones de crisis excepcionales como ésta.