Junqueras quiere que todo el Govern firme la convocatoria de referéndum

El líder de ERC prevé que el proceso soberanista acabe en el Tribunal Internacional de La Haya

El líder de ERC prevé que el proceso soberanista acabe en el Tribunal Internacional de La Haya

Las consecuencias penales de impulsar el proceso soberanista en Cataluña ya no van a caer sólo sobre las espaldas del PDeCAT (la nueva Convergència), sino también sobre las de ERC. Los neoconvergentes trabajan desde hace tiempo con la idea de implicar a Esquerra a todos los efectos porque, hasta ahora, sólo se han llevado premios en forma de resultados electorales y no han sufrido ningún estrago jurídico. Pues bien, ERC ha asumido que no puede escabullirse durante más tiempo, pero tampoco quiere poner el pecho en solitario, así que su propuesta es atar a todo el Govern a la convocatoria del referéndum de independencia y, así, pagar a escote ante los tribunales. «Lo mejor es que lo firmemos todos (los consellers)», afirmó ayer Junqueras en Rac1.

Junqueras es, probablemente, el miembro del Govern más expuesto a sufrir consecuencias judiciales, puesto que es el máximos responsable de los presupuestos del referéndum y, a la vez, se perfila como corresponsable de la convocatoria de la votación soberanista. En todo caso, el vicepresidente de la Generalitat no se siente acobardado tras la sentencia del 9-N. «Pondrán todas las dificultades del mundo, pero nosotros seremos capaces de encontrar soluciones. Si aplican el estado de acoso, ya veremos cómo lo afrontamos», dijo.

Sea como fuere, el vicepresidente de la Generalitat cerró todas las posibilidades para sustituir el referéndum por unas elecciones al Parlament. «La cuestión es saber qué hará el Estado para tratar de impedirlo», se preguntó Junqueras, consciente de que la Constitución ofrece varias vías de actuación al Gobierno.

Aplique la que aplique, el líder de ERC está convencido de que el proceso soberanista acabará, en algún momento u otro, en la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Y con ese horizonte trabajan también los soberanistas, que tratan de armarse, desde ya, de argumentos jurídicos.

la cohesión del govern

El Govern, por el momento, intenta mantener la cohesión interna y no equivocarse antes de tiempo. Tanto el conseller de Interior, Jordi Jané, como el conseller de Empresa, Jordi Baiget –ambos del PDeCAT– dieron un mensaje de unidad.

«El Govern va absolutamente a la una, no quieran buscar brechas dentro del gobierno porque no las encontrarán. Lo que se decida en cada momento, se adoptará de forma colegiada, porque es un gobierno que va a la una», aseguró el titular de Interior. Jané destacó, en este sentido, la «cohesión interna» del ejecutivo presidido por Carles Puigdemont, que integra a miembros de CDC y de ERC en la coalición electoral de Junts pel Sí. «Todos los consellers haremos lo que como gobierno se nos pida que hagamos en cada momento», subrayó.

Baiget, por su parte, se expresó en una línea parecida. «Soy solidario con el Govern y éste tiene una misión muy clara, que es convocar un referéndum. (...) Me siendo absolutamente solidario con el Govern y estoy dispuesto a firmar, claro», dijo.

Dio la circunstancia de que el conseller de Empresa hizo estas declaraciones poco después de reunirse con el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, quien no dudó en traer a colación la sentencia del TSJC sobre el 9-N para poner al Govern sobre aviso. «Nadie puede alegar dudas sobre lo que se puede y no se puede hacer», dijo Millo para disuadir a los soberanistas.