Los cuadros de Lampi llegan al Maldà

Un momento del montaje de Parking Shakespeare
Un momento del montaje de Parking Shakespeare

No hay mayor placer que colarse en el estudio de un gran pintor, invisible, y poder observarlo en su proceso de trabajo, en el momento en que las dudas le nublan el juicio y la belleza poco a poco empieza a abrirse paso para capturar en un gesto, un trazo, un color todo el sentido del mundo.

No hay mayor placer que colarse en el estudio de un gran pintor, invisible, y poder observarlo en su proceso de trabajo, en el momento en que las dudas le nublan el juicio y la belleza poco a poco empieza a abrirse paso para capturar en un gesto, un trazo, un color todo el sentido del mundo. La compañía Parking Shakespeare, se olvidan de los montajes del bardo inglés al aire libre por un momento y se cuelan en el Maldà para ofrecernos precisamente eso, ver en acción al artista finlandés Vilho Lampi.

Del 18 de enero al 12 de febrero, el Maldà acoge el espectáculo «Déu es bellesa», «una reivindicación de la belleza y la búsqueda de la divinidad», en palabras de su directora, Alicia Gorina. La obra está compuesta por ocho escenas que recrean ocho cuadros realizados por el artista y que sirven para marcar una guía del desarrollo vital de Lampi y de su trágico destino.

La obra es la adaptación que el dramaturgo finlandés Kristian Smeds hizo en el año 2000 de la novela del mismo título del escritor Paavo Rintala, una recreación libre de la vida de Lampi (Oulu, 1898-1933). En cada cuadro, el pintor explora con honestidad los límites humanos y encuentra un motor ético en la búsqueda de la belleza y el ansia de una divinidad que la dé soporte.