Los letrados del Parlament ponen en duda la investidura telemática

Puigdemont debería presentar su programa de gobierno «in situ» y pedir la confianza de la cámara

Las posibilidades de Puigdemont para ser investido president a distancia son cada vez más escasas
Las posibilidades de Puigdemont para ser investido president a distancia son cada vez más escasas

La opción que Carles Puigdemont sea investido desde Bruselas parece complicada. Tanto los letrados de la cámara catalana como un informe del Ejecutivo español coinciden en que la sesión de investidura requiere la presencia física del candidato en el hemiciclo.

La opción que Carles Puigdemont sea investido desde Bruselas parece complicada. Tanto los letrados de la cámara catalana como un informe del Ejecutivo español coinciden en que la sesión de investidura requiere la presencia física del candidato en el hemiciclo.

Los servicios jurídicos del Parlament están estudiando si una investidura telemática, con Carles Puigdemont interviniendo desde Bruselas, o bien a través de videoconferencia, o delegando el discurso en otro diputado, podría encajar con el reglamento de la cámara. Por el momento, no han emitido ningún informe, pero en el primer encuentro que han mantenido inclinan por establecer que el candidato debe estar físicamente presente durante la sesión.

Los letrados ven poco viable que una investidura a distancia encaje con el reglamento del Parlament ni la Ley de la presidencia de la Generalitat, que establecen que el candidato deberá «presentar ante el pleno su programa de gobierno y conseguir la confianza» de los diputados. También creen que la particularidad de la sesión de investidura hace que sea difícil aplicar el artículo 83.1 del reglamento, que permite delegar la intervención de un diputado en otro.

Ante la hipótesis de que Junts per Catalunya proponga investir a un Puigdemont ausente, el Gobierno también ha analizado a fondo el reglamento del Parlament y concluye que esta opción no tiene cabida. Argumenta que el reglamento no prevé la posibilidad de presentar el programa de gobierno a distancia, teniendo en cuenta el carácter personalísimo de la intervención.

Así, el artículo 146 del reglamento apunta a que el candidato debe «presentar» su programa de gobierno y solicitar la confianza del pleno, aunque los grupos independentistas se acogen a que en ningún momento se especifica si el candidato debe presentar su programa de forma presencial.
Sin embargo, según esas fuentes consultadas, los letrados han coincidido de forma generalizada en sus reuniones en que la investidura ha de ser «personal y presencial». El principal argumento es que la investidura se trata de un acto «personalísimo», en la que se inviste a un candidato que es quien ha de estar ante el pleno e interlocutar con él con sentido de inmediatez y sin que sea otro diputado distinto. Pero los letrados inciden además en una cuestión «gramatical», ya que el reglamento señala que debe ser «delante» del pleno, cosa que no ocurriría si hubiera «una cosa interpuesta», ya sea una pantalla o una persona delegada.

Otros argumentos residen en el hecho de que el debate parlamentario, según opinan los letrados, se rige por el principio de igualdad entre todos los diputados y de libertad.

Ante esta situación, el PSC presentará una petición de informe a los servicios jurídicos de Parlament antes de la sesión constitutiva de la Cámara catalana el próximo miércoles, día 17.