Cataluña

Los Mossos cargan contra los CDR para evitar el asalto de la Delegación del Gobierno

Los manifestantes, bien organizados, montan barricadas y hogueras en los alrededores del edificio

Los manifestantes, bien organizados, montan barricadas y hogueras en los alrededores del edificio

Publicidad

Tras el intento de toma del aeropuerto ayer, Cataluña amanecía hoy con una extraña sensación de calma tensa. Hubo algunos cortes de carretera pero nada comparado con lo vivido el día anterior. A mediodía, sin embargo, saltaban las alarmas. Los Comités de Defensa de la República (CDR) convocaban a una manifestación ante las Delegaciones del Gobierno de Cataluña. Miles de manifestantes han respondido al llamamiento y cercaron varias de sus sedes. Especialmente masiva y tensa ha sido la concentración en Barcelona, en pleno corazón de la capital catalana, en la que toidavía se suceden las cargas policiales.

El lugar escogido en Barcelona para empezar la concentración, la confluencia de Diagonal con Paseo de Gràcia, es de sobras conocido. Suele ser el comienzo de las manifestaciones, independentistas o no, más violentas. No en vano, de los barrios del norte de la ciudad bajan las columnas de grupúsculos antisistema fácilmente reconocibles, visten rigurosamente de negro. El resultado ha sido el esperado y los Mossos han tenido que cargar varias veces para evitar el acceso a la delegación. Los manifestantes, a su vez, lanzaban objetos contra la policía mientras organizaban barricadas con contenedores y pequeñas hogueras en las inmediaciones.

Con el centro prácticamente cortado y blindado, los Mossos d’Esquadra han formado un primer perímetro frente a los manifestantes y la Policía Nacional se colacaba en la zona más próxima al edificio de la Delegación, informa Europa Press. De hecho, los manifestantes no podían acercarse a las inmediaciones de la sede y se ubicaron en las esquinas de las calles adyacentes. En Mallorca con paseo de Gràcia, donde se han unido las columnas de los CDR. Ahí se están viviendo los momentos más tensos después de que grupos de manifestantes lanzara botellas y petardos al dispositivo policial desplegado. “Fuera las fuerzas de ocupación”, libertad presos políticos” o “no merecéis la senyera que lleváis” (en alusión a los Mossos) han sido algunos de los cánticos más repetidos.

Así, poco antes de las ocho de la tarde, la policía catalana ha realizado una primera carga leve para ahuyentar a los manifestantes a la espera de refuerzos. Los ánimos se han ido caldeando y, mientras el president de la Generalitat, Quim Torra, poco antes, persistía en llamar a la desobediencia, la Policía Nacional se ha sumado a la defensa de este acceso a la Delegación. A las ocho y media la tensión ha ido a más y los Mossos han comenzado a cargar con toda su fuerza para dispersar a los manifestantes.

Publicidad

La escena se ha ido repitiendo sin que los manifestantes hayan cedido en su empeño. De hecho, en las en las inmediaciones de la Delegación han formado barricadas con contenedores y hogueras para despistara los agentes. La noche será larga y los Mossos van a tener que ganar las calles palmo a palmo.

Publicidad