Los viajes oníricos de Pablo Gallo

El artista expone su obra más reciente en una muestra que abre sus puertas este fin de semana en Barcelona

Un mundo entre la realidad y el deseo es el que se ofrece en la nueva exposición de Pablo Gallo en la Librería Malpaso, una invitación a soñar. Es el resultado de los últimos años de trabajo de este creador
Un mundo entre la realidad y el deseo es el que se ofrece en la nueva exposición de Pablo Gallo en la Librería Malpaso, una invitación a soñar. Es el resultado de los últimos años de trabajo de este creador

La obra de Pablo Gallo no deja indiferente. Hay algo hipnótico en sus trabajos que impactan al espectador cuando se enfrenta a ellos. Y si alguien duda sobre esta afirmación lo podrá constatar a partir de esta semana visitando la exposición que abre sus puertas en la Librería Malpaso de Barcelona. La muestra reúne la producción más reciente de un artista que tiene en los sueños uno de los ejes de su trabajo.

«Lo que propongo al público de esta exposición es un viaje, una travesía con un principio y un final», explicó ayer el autor a este diario quien reconoce que en esta travesía se ha servido de la idea que tenía Juan Eduardo Cirlot del término. «Tengo su “Diccionario de los símbolos” a mano cuando trabajo», aseguró el artista gallego.

Contar algo

La obra de Pablo Gallo nos puede parecer realista en su ejecución, pero el discurso final es una fusión de imágenes posibles e imposibles. Podría parecer un homenaje al surrealismo, al «objet trouvé» tan querido por el incalificable Duchamp. El pintor matiza que «mi pintura y mi dibujo puede calificarse como literario o narrativo, algo que no me molesta como definición de mi obra. Lo que pretendo con mis cuadros es contar o sugerir una historia. Me interesa que se cuente algo». Y ese algo es lo que hace que el espectador quede hechizado ante historias como la de una muchacha que lee mientras una nube nos impide ver su rostro. O la de un grupo de personas que parece caminar sin rumbo fijo por un escenario cercano al del caos, al de las sombras de alguna tragedia que debemos imaginar. Hay dramatismo en estas imágenes, pero también puede existir gotas de comedia, como cuando vemos el dibujo de un fraile confesándose ante un gigantesco conejo de porcelana.

El artista, y eso es evidente en las piezas que ha seleccionado en su visita a la Librería Malpaso, no quiere que sus cuadros y dibujos tengan como final entretener. «Me planteo el arte como un ritual porque mis cuadros no son formas simples de entretenimiento. No me gustaría que se viera como diversión mi trabajo», aclaró Pablo Gallo.

Hemos citado antes el surrealismo como uno de los posibles ejes del camino plástico de Gallo, pero hay más: está esa frontera tan propia de Cernuda entre la realidad y el deseo. «Me interesa la frontera entre lo real y lo soñado, es decir, la duermevela», explicó el pintor.

Todo ese imaginario es el que nos ofrece esta exposición en la que el mismo Pablo Gallo realizará una intervención en los muros de la Librería Malpaso.

Dónde: Librería Malpaso. c/Diputació, 331. Barcelona.

Cuándo: Hasta el 8 de julio.