Puigdemont convoca una cumbre para activar la consulta unilateral

Así lo ha anunciado la consellera de Presidencia, Neus Munté, quien ha señalado que «es lo que toca tras la negativa contundente de Mariano Rajoy»

La consellera portavoz, Neus Munté (i), y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont.
La consellera portavoz, Neus Munté (i), y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont.

Así lo ha anunciado la consellera de Presidencia, Neus Munté, quien ha señalado que «es lo que toca tras la negativa contundente de Mariano Rajoy».

El intercambio de cartas entre Carles Puigdemont y Mariano Rajoy de la pasada semana ha puesto punto y final a la aspiración de la Generalitat de lograr un referéndum acordado con el Gobierno sobre la independencia de Cataluña. Descartada ya esta vía, Puigdemont se puso ayer manos a la obra para activar el referéndum unilateral. Esta misma tarde, a las 17.00 horas, recibirá en el Palau de la Generalitat a los partidos favorables al derecho a decidir con una notable excepción: la de la formación de Ada Colau, Catalunya en Comú, que rechazó acudir porque entiende que esta reunión debería celebrarse en el marco del Pacto Nacional por el Referéndum. Puigdemont sí que podrá contar, en cambio, con Podem, la filial catalana del partido de Pablo Iglesias.

Con la convocatoria de hoy, el Govern de Junts pel Sí pone rumbo a la celebración de un referéndum que, inevitablemente, colisionará con las instituciones del Estado. Puigdemont se asegura, eso sí, el respaldo y el fin de las presiones de la CUP y del tridente social independentista (Asamblea Nacional Catalana, Òmnium Cultural y Asociación de Municipios por la Independencia). Todos ellos habían urgido en las últimas horas al Govern a poner fecha y pregunta a la consulta.

De fecha y de pregunta se comenzará a hablar esta tarde, aunque, probablemente, la concreción no se produzca hasta dentro de unas dos semanas. «El objetivo de la cumbre es compartir los últimos acontecimientos, la oferta que se ha formulado desde la Generalitat, cuáles han sido las respuestas obtenidas por el Gobierno –que han sido el “ni quiero ni puedo”–, y cómo es posible que se dé la espalda al 80 por ciento de la ciudadanía de Cataluña», explicó la portavoz del Govern, Neus Munté, en Rac1.

La reunión de hoy supone el inicio del sprint final para la consecución del referéndum de autodeterminación por parte del bloque independentista. Según su propio calendario, dispone de poco más de tres meses para completar todos los preparativos (parlamentarios, jurídicos, organizativos y propagandísticos) antes de celebrar la votación soberanista, comprometida con toda solemnidad para principios de otoño.

El Gobierno de Mariano Rajoy asegura con toda rotundidad que «el referéndum no se va a celebrar». Así las cosas, el choque de trenes resulta inevitable y, por eso, la baja del partido de Ada Colau en la cita de esta tarde en el Palau de la Generalitat resulta particularmente dolorosa para los de Puigdemont y Junqueras. Por sus manos pasa una parte importante de la movilización ciudadana, decisiva para añadir legitimidad al desafío soberanista. El PDeCAT intentaba ayer que Catalunya en Comú reconsiderara su postura. «Hemos llegado hasta aquí desde el consenso y la transversalidad. Es importante que estemos todos juntos como hemos hecho hasta ahora», pidió la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal al partido de Colau.