Actualidad

Bonig considera que los presupuestos consagran recortes y suben impuestos

La inversión cae un 4,35 por ciento mientras que aumentan en 234 millones los impuestos

La presidenta del PP de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, señaló ayer que los Presupuestos de la Generalitat Valenciana (PGV) son los de los recortes sociales porque cae la inversión un 4,35 por ciento y solo crecen en 234 millones los impuestos y el gasto para altos cargos y enchufados.

Publicidad

Bonig advirtió que estas cuentas recortan en las áreas sociales, ya que su peso está hoy cuatro puntos por debajo del último presupuesto elaborado por el PP cuando era de casi el 87 por ciento mientras que en 2020 apenas llega al 82,7 por ciento. «Y todo ello, a pesar de tener 6.000 millones más que el PP», explicó.

En este sentido, señaló que en estos Presupuestos hay «vencedores y vencidos: Compromís ha sido el vencedor y los vencidos han sido todos los valencianos, alicantinos y castellonenses».

La presidenta del PPCV se refirió de esta manera a la presentación del borrador de PGV, durante la visita que realizó ayer a Benidorm junto al alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, los cabezas del lista al Congreso y al Senado y el alcalde de la localidad, Toni Pérez.

Se trata de un proyecto que contempla una caída del cuatro por ciento de la inversión, teniendo en cuenta que en 2019 no se ejecutaron el 50 por ciento de las inversiones previstas.

Publicidad

«Son unos presupuestos que consolidan los recortes sociales y que ya dibujan 472 millones de euros menos para la Sanidad valenciana cuando las listas de espera se han convertido en el segundo problema para los ciudadanos», ha denunciado.

«Son una vergüenza: no hay inversión para acabar los barracones, se congela la inversión en Dependencia y lo único que sube son los gastos en altos cargos y enchufados ya que, el gasto en nóminas de Presidencia sube hasta un 16 por ciento, escandaloso», criticó.

Publicidad

Respecto a las políticas para combatir el cambio climático denunció que de los 44 millones para repartir , 15 son «para pagar a altos cargos y enchufar a los suyos».

En esta línea, Isabel Bonig criticó que estos Presupuestos son «los de la desobediencia» porque vuelven a incluir 1.300 millones ficticios, a pesar de las indicaciones de Ministerio de Hacienda, cuantía que al final se traduce en recortes sociales y menos derechos de los valencianos.

Respecto al traslado de la producción de motores de la factoría de Ford en Almussafes a Norteamérica, Bonig quiso ser «prudente» pero «si se confirma es un golpe económico no solo para la provincia Valencia sino para la Comunidad Valenciana y para España».