MENÚ
miércoles 26 septiembre 2018
10:20
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Cómo preparar y disminuir los suplementos

Los preparados en polvo para lactante no son estériles por lo que es necesario seguir estrictas normas de manipulación

  • LA RAZÓN. Si el bebé gana peso de manera adecuada se pueden ir reduciendo los suplementos y la leche de la madre aumentará
    LA RAZÓN. Si el bebé gana peso de manera adecuada se pueden ir reduciendo los suplementos y la leche de la madre aumentará
Valencia.

Tiempo de lectura 4 min.

22 de junio de 2018. 19:55h

Comentada
Cintia Borja , Enfermera, consultora lactancia materna certificada IBCLC.  Valencia. 23/6/2018

Es importante advertir a los padres de que los preparados en polvo para lactantes no son productos estériles incluso si cumplen las normas vigentes del código Codex (Normas alimentarias internacionales). Pueden contener patógenos y provocar infecciones y enfermedades en los lactantes incluso graves, dejar secuelas importantes o llegar a provocar la muerte. Nuestro deber no es alarmar, sino informar sobre la manera de proteger mediante adecuadas prácticas de manipulación, almacenamiento y preparación de estas leches en polvo para lactantes y reducir los riesgos al mínimo.

Se debe garantizar el uso de buenas prácticas de higiene. Es importante lavarse bien las manos con agua y jabón antes de preparar los biberones, así como todos los utensilios que vaya a emplear para preparar y administrar el alimento. Es necesario que el agua para preparar los sucedáneos en polvo esté a no menos de 70ºC, con objeto de lograr una reducción de riesgos por contaminación (el agua está a 70º C cuando al calentarla empieza hacer pequeñas burbujas).

Las tomas preparadas deben administrarse de inmediato o conservarse en un frigorífico, garantizando un enfriamiento rápido y el almacenamiento por debajo de 10°C si no se va a utilizar de manera inmediata. Antes de dar el suplemento, calentarlo durante no más de 15 minutos, una opción es, sumergir la cantidad a utilizar en un recipiente de agua caliente (baño maría), cerciorándose de que el nivel del agua no llegue al borde del recipiente. Agita o remueve de vez en cuando para asegurarte de que se caliente de manera uniforme. Comprobar la temperatura de la toma vertiendo unas gotas en la cara interior de la muñeca. El contenido debe de estar tibio, no caliente.

Toda la cantidad que sobre de la toma en contacto con la boca del bebé debe desecharse, no puede volver a darse en la siguiente toma. Así como también debemos desechar todo resto de toma refrigerada que no se haya utilizado en un plazo de 24 horas. Preparar la cantidad necesaria de suplemento a administrar en 24 horas permite ofrecer cantidades pequeñas sin necesidad de desechar leche.

Además, nos da la posibilidad de ir reduciendo poco a poco las tomas de suplemento. En el caso de que se esté ofreciendo al bebé 30 mililitros después de las tomas del pecho y esté ganando peso adecuadamente, podemos ir retirando el suplemento de diversas formas. Por ejemplo si le doy 30 mililitros por 10 tomas (300 mililitros al día), debo retirar 30 mililitros y preparo 270, que reparto entre las 10 tomas del día 270/10, son 27 mililitros, como es complicado de dar, puedes ofrecerle tomas de 20 y otras de 30, o bien darle todas de 20. Otra opción es dar el suplemento que en nuestro ejemplo es de 30, en una toma después del pecho y en la siguiente toma del pecho no le ofrezco suplemento (es decir suplemento en una toma sí y en otra toma no). Cuando lleve unos días con esta nueva reducción, es importante valorar cómo va el peso y dependiendo de cómo esté volvemos a disminuir el suplemento y así hasta conseguir retirarlo por completo.

Todo esto dependerá de la edad del bebé y de su comportamiento, ya que a medida que el suplemento se reduce la producción de leche en la madre irá aumentando. También podemos encontrarnos que el bebé no quiera tomar el suplemento después del pecho, o incluso en el caso de bebés más pequeños que se lo tomen sin tener hambre, ya que en ellos el instinto de succión está muy desarrollado y hace que succionen todo lo que entra en su boca. Si esto ocurre, hará que nos cueste más dar el pecho en la siguiente toma, por ello es muy importante consultar con un profesional experto en lactancia que pueda seguir la evolución del bebé y guiarnos cuál es la forma de actuar según cada caso.

Pueden enviar sus preguntas a consultalactancia@larazon.es

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs