¿CONVICCIÓN O TRAICIÓN DEL SUBCONSCIENTE?

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Inaceptable es el calificativo que merece la crítica que la semana pasada lanzó la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, contra el Tribunal Superior de Justicia por haber paralizado el decreto de plurilingüismo y haber devuelto cautelarmente el concierto de Bachillerato a dos colegios. Después ha habido más sentencias a favor de otros centros.

La afirmación «un tribunal no puede ser una segunda Cámara y para tomar decisiones hay que presentarse a las elecciones» indica cuáles son los principios en los que se fundamenta la ideología de Mónica Oltra: la dependencia de la Justicia al Gobierno, al político. ¡Casi nada! Olvida que la independencia de una de las tres patas en que se fundamenta el Estado de Derecho, la Justicia, es esencial.

Ya sé que, unos días después, matizó que acata la sentencia judicial, pero la reacción a la contrariedad que le supuso el fallo judicial, me parece significativa, digna de reflexión, si no de preocupación. No es baladí que a toda una vicepresidenta del Gobierno valenciano se atreviera a repudiar al TSJ por ir contra sus intereses.

Al comprobar tales manifestaciones, no puede evitar pensar cuáles son los regímenes en los que la Justicia está a la orden del Gobierno, los dictatoriales, en la ideología de Compromís hay que pensar en los dictatoriales de izquierda. Por ejemplo, el de Venezuela de Nicolás Maduro, al que tanto admiran desde Podemos, que no es su partido pero al que no le hace ningún asco. Así es la vida.