Echávarri se presenta de víctima y acusa al fiscal de trabajar para el PP

La jueza procesa al alcalde de Alicante por despedir por venganza a la cuñada del portavoz popular

El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, aseguró ayer que está «hecho polvo» y aseguró que actuó conforme a la ley. Insiste en que aguantará, al menos, hasta que se le abra juicio
El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, aseguró ayer que está «hecho polvo» y aseguró que actuó conforme a la ley. Insiste en que aguantará, al menos, hasta que se le abra juicio

La jueza procesa al alcalde de Alicante por despedir por venganza a la cuñada del portavoz popular

El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, no solo ha amarrado la vara de mando, sino que además, ahora se presenta como víctima de un linchamiento. El primer edil acusó ayer a la Fiscalía de trabajar en beneficio de los intereses del PP. Recordó que este órgano depende del Gobierno central y se preguntó qué intereses públicos defiende la Fiscalía.

«Estoy hecho polvo», dijo tras confirmarse que la jueza dictó ayer su procesamiento por despedir a una funcionaria interina, cuñada del portavoz municipal del PP, Luis Barcala, después de que este último le denunciara por fraccionar contratos en el área de Comercio.

Admitió que la situación que vive no es fácil, pero insistió en que no obró de manera ilegal y se mantendrá en su cargo al menos hasta que se decrete la apertura de juicio oral por el caso del fraccionamiento de contratos, conocido como el «caso Comercio».

El procesamiento ordenado ayer es el segundo al que deberá hacer frente el primer edil. Hace dos semanas también se dictaminó que fuera procesado por el «caso Comercio», en el que se le atribuye una presunta prevaricación por el fraccionamiento de 14 facturas cuando era concejal responsable de este área por valor de 144.000 euros.

Echávarri defendió que la interina despedida fue readmitida porque así lo pidió la mayoría del pleno municipal, por lo que no ve que haya habido un perjuicio por su decisión.

Venganza y represalia

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat (TSJCV) informó ayer de que la titular del juzgado de Instrucción número 2 de Alicante le atribuye prevaricación administrativa. La magistrada Patricia Romero considera que Echávarri ordenó el despido inmediato de la interina, Catalina Rodríguez, «careciendo de competencia para ello» y «sin hacer mención por la cual debía ser cesada».

Pese a que entonces había otros 47 funcionarios interinos sin cargo a plaza trabajando en el ayuntamiento, tres de ellos en la misma situación que la cuñada de Barcala, pues no ocupaban el puesto para el que fueron nombrados, solo ella fue despedida.

Excepto para el PSPV, el resto grupos políticos creen que la situación del alcalde es insostenible. Todos no la critican ni con la misma intensidad ni proponen las mismas soluciones, pero sí coinciden en que Echávarri, que gobierna en minoría, debe dimitir.

Desde Guanyar Alacant consideran la situación del alcalde un «calco» de la de su antecesora, Sonia Castedo. Ciudadanos insiste en que ha quedado «fuera de combate» y Compromís, le pide al PSPV que reaccione ante esta acusación de «abuso de poder».

El PP presenta la moción de censura y pide a Puig que actúe

El grupo municipal del PP comparecerá en los próximos días ante notario para firmar la moción de censura contra el alcalde. Se dará un plazo de tiempo para que la suscriban los concejales o alcaldes que quieran hacerlo.

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, pidió a Compromís que la firme si quiere demostrar que «adalid» contra la corrupción y a Puig que haga lo mismo que pediría al PP.