Política

El alquiler ha subido más del 20 por ciento en 45 zonas de la Comunitat

La Conselleria de Vivienda establecerá en enero el índice de precios que se debe aplicar si el propietario quiere obtener deducciones fiscales de hasta 3.000 euros

La consellera de Vivienda, María José Salvador, presentó ayer el Índice de Precios de Referencia del mercado de alquiler en la Comunitat Valenciana
La consellera de Vivienda, María José Salvador, presentó ayer el Índice de Precios de Referencia del mercado de alquiler en la Comunitat Valenciana

La Conselleria de Vivienda establecerá en enero el índice de precios que se debe aplicar si el propietario quiere obtener deducciones fiscales de hasta 3.000 euros

El incremento desmesurado del precio del alquiler no solo ha afectado a las zonas más demandadas de las grandes ciudades de la Comunitat Valenciana. Poblaciones turísticas o incluso localidades de menos de 2.000 habitantes han incrementado sus precios por encima del 20 por ciento en los últimos tres años.

En total, la Conselleria de Vivienda ha detectado 45 zonas que afectan a 19 municipios. En la provincia de Castellón, Oropesa, Castellón y Benicàssim; en Alicante, Torrevieja, Elche, Santa Pola, Alicante, San Vicent del Raspeig y Dénia y en la provincia de Valencia, la capital, Burjassot, Puçol, Rafelbunyol, Moncada, Paterna, Alaquàs, Picanya, Benirredrà y Gandia.

La consellera de Vivienda, María José Salvador, presentó ayer la primera herramienta para tratar de frenar esta escalada de precios que ha dejado ya a un sector de la sociedad con serias dificultades para acceder a una vivienda en régimen de alquiler.

Se trata del índice de precios de referencia donde se recoge la evolución del mercado en los últimos tres años.

Estos datos servirán para que el próximo mes de enero el Observatorio del Hábitat identifique las zonas tensionadas y establecer cuál sería la mensualidad de referencia. Será este índice el que permitirá a los propietarios de las viviendas alquilar su vivienda siguiendo este precio. Como compensación, la Generalitat le desgravará hasta 3.000 euros al año.

Salvador negó que en la Comunitat Valenciana exista una burbuja del alquiler como sí se ha producido en Barcelona o Madrid. No obstante, admitió que la situación actual es suficientemente preocupante como para que las Administraciones públicas se pongan manos a la obra para que los ciudadanos tengan la seguridad de que se trabaja para que no se reproduzcan las situaciones de la última crisis económica.

Defendió que la Generalitat ha optado por establecer medidas de estímulo. «Queremos evitar una burbuja del alquiler. No es control, no es intervencionismo, sino un marco para dar estabilidad en el mercado».