El fuego avanza sin control en ocho municipios valencianos

Un joven de 19 años de Bolbaite pasará hoy a disposición judical tras confesar haber provocado el incendio

Las brigadas terrestres intentan desplegar una zona perimetral para controlar las llamas
Las brigadas terrestres intentan desplegar una zona perimetral para controlar las llamas

Un joven de 19 años fue detenido ayer por la Guardia Civil como presunto autor del incendio declarado la tarde del miércoles en Bolbaite que se ha extendido ya a las poblaciones de Anna, Sellent, Chella, Estubeny, Cotes y Sumacàrcer, donde el alcalde pidió a la población que permanezca en sus casas, dada la gran cantidad de humo que se propagaba en la zona.

Según la investigación el fuego fue provocado intencionadamente con la quema de unas cañas por el mencionado joven, vecino de la localidad, que podría sufrir algún trastorno metal.

El fuego, según la Asociación Valenciana de Agricultores, afecta no solo a espacios forestales sino también «a las explotaciones agrícolas que lindan con los montes y barrancos, y ha causado daños de consideración en cientos de campos, sobre todo de cítricos, olivar, caqui y otros cultivos leñosos.

El fuerte viento de poniente, de nivel tres, y las altas temperaturas propiciaron la rápida expansión de las llamas a pesar del «esfuerzo masivo» de efectivos que se utilizaron para su extinción, según declaró ayer el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que se desplazó al puesto avanzado de mando que gestionó las labores de extinción.

Puig destacó la «coordinación» de los efectivos implicados en el control de las llamas y alabó la capacidad de todas las administraciones, autonómica, provincial, estatal y militar que intervienen en la extinción.

Más de 600 efectivos trabajaron durante todo el día de ayer para controlar la expansión de las llamas que avanzaban sin control. Desde primeras horas de la mañana, ocho medios aéreos se incorporaron a las tareas en las que también participaron 229 efectivos de la Unidad Militar de Emergencia, que contaron con el apoyo de 64 vehículos. A última hora de la tarde permanecían en el lugar trece medios aéreos y 49 terrestres, según el Centro de Coordinación de Emergencias. Hasta el cierre de esta edición no se había desalojado a la población de las localidades afectadas.

Carcaixent y Terratreig

A media tarde llegaba la noticia de los focos de incendios en las localidades de Carcaixent que estaba descontrolado y Terrateig. Poco después la Generalitat solicitó al Ministerio de Agricultura el envío de cuatro nuevos hidroaviones, un helicóptero y una brigada terrestre para evitar la propagación de las llamas.

El presidente de la Generalitat pidió «evitar imprudencias» ante un verano que calificó de «muy difícil» y anunció que se aplicará «el máximo rigor y dureza» contra quienes «jueguen con el patrimonio de todos».

Al anochecer los servicios aéreos tuvieron que retirarse. Permanecieron en los incendios los bomberos y los efectivos militares. La noche iba a ser larga. El pronóstico del tiempo daba, de nuevo, vientos de poniente.