El logro de Javier Moliner

La Razón
La RazónLa Razón

Escribí hace unos meses que la cabeza política del presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner (PP), era digna de tener en cuenta. No recuerdo por qué. Me ha venido a la memoria tras conocer, lo publicamos en estas páginas, que ha sacado adelante los presupuestos de la Corporación con la aceptación a través de la abstención de PSPV, Compromís y Ciudadanos. Tan sólo el diputado de Podemos votó en contra, voto que ennoblece más que oscurece el trabajo de Moliner y su equipo.

El reconocimiento se entiende mejor al contar el PP con la mayoría absoluta y no necesitaba la complicidad de ningún otro partido. Los 14 diputados populares se bastaban para sacar adelante las cuentas del próximo año-PSPV 8, Compromís 2, C’s 2 y Podemos 1.

En un tiempo de enconamiento del resto de los partidos hacia el PP, hasta promover incluso el conocido cinturón sanitario, complican en exceso los deseos de diálogo. Hasta eso ha sabido salvar la actuación de Moliner, quien además es presidente de su formación en la provincia de Castellón.

Esta es la característica que me hizo escribir en aquel entonces si en su cabeza está la idea de continuar en las responsabilidades actuales, como hiciera su mentor de otro tiempo, o le ronda la idea de acometer obligaciones más amplias. Comenté que percibía en él formas de dos escuelas más importantes, políticamente hablando, que ha habido en la Comunitat. Con la ventaja de que es joven y puede esperar, como César. Hoy por hoy, en este frente Isabel Bonig puede respirar tranquila Y Valencia ¿qué?. Así es la vida.