Juan Manuel Pérez: «Es fundamental irradiar una imagen diferente de la Comunitat»

Decano del colegio de economistas de Valencia

«El próximo año esperamos que no haya más destrucción de empleo»

Al parecer, el año que viene salimos de la crisis ¿no?

- Si por salida de la crisis entendemos una reactivación general de la economía y la recuperación del empleo, desde luego 2014 no va a ser ese año. Va a ser un año en el que esperamos que no vaya a haber más destrucción de empleo, y para 2015 sí que empezaremos a ver una cierta recuperación del desempleo, pero no va a ser un proceso intenso y rápido, sino dilatado en el tiempo.

- Parece que el empleo se crea solo en el sector servicios, ¿es el camino correcto?

- Todos los sectores son importantes. Pero, evidentemente, la Comunitat tiene una posición de ventaja competitiva en el sector servicios y ahí deberíamos ser líderes. Sin dejar de lado otros sectores, tenemos que tener claro dónde nosotros tenemos ventajas competitivas, porque es muy difícil que nos pongamos al nivel industrial de Alemania.

- ¿Por qué teniendo esa situación privilegiada la Comunitat es la que se encuentra en una situación más delicada de todas las autonomías?

- Aquí el fenómeno de la «burbuja» del ladrillo nos ha afectado de una manera directa. Esto, unido al problema de financiación que tienen las Administraciones Públicas, lo que ha hecho es contraer la demanda interna de una forma absolutamente dramática.

- ¿Cree que la política económica que se está aplicando es la correcta?

- El Consell tiene poco margen de maniobra. Las cuentas de la Administración de la Generalitat están muy constreñidas por la situación de infrafinanciación que todos conocemos. Ahí hay un consenso generalizado, y la capacidad de realizar políticas efectivas con una situación de déficit financiero como el que tiene la Generalitat es muy reducido.

- Se ha hecho un recorte muy importante del sector público valenciano.

- La reestructuración del sector público empresarial también a nivel técnico era algo evidente, otra cosa es el cómo, donde pueden haber diferencias lógicas de planteamiento, pero había que reestructurar el sector público de la administración autonómica y local. Se está en el buen camino.

- ¿Cree que todavía hay ajustes por hacer?

- Hay margen pero más que en seguir reduciendo estructuras, en hacer las cosas de otra manera, en plantear otras formas de gestionar los servicios públicos que sean más eficientes y baratas y que mantengan la calidad de los servicios a los ciudadanos.

- ¿Como la colaboración público-privada?

- Es una de las vías, siempre y cuando se gestione adecuadamente, bien entendida, como un elemento en el que la Administración mantiene en todo momento el control total de la prestación del servicio público.

- ¿Cuánto nos ha costado la crisis?

- Ha tenido costes importantísimos. Uno de los principales ha sido la salida masiva de personas jóvenes hacia el resto de España o hacia el extranjero. Es un capital humano de primer nivel y ahora no tienen más remedio que irse a otros lugares porque aquí no tienen ninguna posibilidad. Esto es un coste muy importante que vamos a sufrir en el futuro.

- La Comunitat es líder en exportaciones, ¿pueden las ventas al exterior sacarnos de la crisis?

- La demanda interna está bastante paralizada, y la externa está funcionando relativamente bien. La Comunitat siempre ha estado abierta al exterior. Lo que necesitamos es que la demanda interna funcione, y para eso hace falta que los consumidores y las empresas tengan más confianza en el futuro y eso parece que también está cambiando.

- ¿Qué han aprendido las empresas valencianas de todo esto?

- Las personas que están ahora accediendo a la dirección de las empresas tienen una formación económico-empresarial mucho más importante que sus antecesores.

- ¿Cómo afecta a los empresarios valencianos la imagen de la Comunitat en el exterior?

- Sin duda irradiar hacia el exterior una imagen diferente de la Comunitat Valenciana es clave. Es fundamental y tenemos que hacerlo todos porque no es una tarea solamente de la Administración. No creo que nos cueste demasiado, pero hay que hacer las cosas de otra manera, y se están empezando a hacer de otra manera.

- ¿Cree que con las crisis se ha creado una mayor conciencia ciudadana de la importancia de luchar contra el fraude fiscal?

- Sí, el valor de la ética es fundamental, y esta es una de las enseñanzas de la crisis. No podemos dejar de lado los valores, y la corrupción y el fraude fiscal son inaceptables. No es posible que se estén pidiendo esfuerzos a los ciudadanos conviviendo con ese tipo de fenómenos.

- ¿Cree que va a haber más subidas de impuestos?

- No, la situación macroeconómica española da margen de holgura para no realizar más subidas de impuestos.

- Desde la Administración se recurre poco a ustedes, ¿no?

- Nos gustaría trabajar mucho más con todos los interlocutores sociales, con la Administración, siempre hemos estado dispuestos. Aquí estamos para lo que necesiten, y no queremos financiación de nadie. Nos gustaría que recurrieran más a nosotros.