Política

La situación de Zaplana hace que tenga predisposición a infecciones, hemorragias o trombos

Los hematólogos insisten en que el ex presidente de la Generalitat valenciana corre un alto riesgo de morir si regresa a prisión

El presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia, Jorge Sierra, en «Espejo Público»
El presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia, Jorge Sierra, en «Espejo Público»

Los hematólogos insisten en que el ex presidente de la Generalitat valenciana corre un alto riesgo de morir si regresa a prisión

El presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia, Jorge Sierra, insistió ayer en que la situación del ex presidente de la Generalitat Valencia, Eduardo Zaplana, es muy delicada, en concreto, «de alto riesgo vital», por lo que requiere una vigilancia muy estrecha y un contacto «muy fluido» con los profesionales médicos del hospital donde está ingresado (La Fe de Valencia).

Durante una entrevista en el programa «Espejo Público», de Antena 3, el doctor Sierra señaló que Zaplana debe estar en un ambiente que evite una complicación grave y potencialmente mortal.

El hematólogo explicó que todos los pacientes con el mismo cuadro médico y la misma complicación que el exministro corren un alto riesgo de morir, «aunque hayan pasado tres años del trasplante o más».

«Su situación hace que tenga una predisposición a infecciones, súbitas y de curso mortal. No sería el primer paciente al que le pasa esto. Además, tiene que tener un control estricto de sus múltiples medicaciones y sus niveles en sangre, ya que algunas de ellas predisponen a otras complicaciones que también pueden tener un curso rápidamente fatal como, por ejemplo, hemorragias, o lo contrario, fenómenos trombóticos. Es muy importante que los pacientes que han recibido un trasplante tengan cuidados permanentes. Es muy importante para su apoyo emocional y su control de la medicación, para la adecuada alimentación...».

El miércoles, la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) avalaba que el expresidente siga ingresado en el hospital o bajo control médico domiciliario dado el «riesgo vital grave».

Zaplana, enfermo de leucemia, fue trasladado el pasado 18 de diciembre al Hospital La Fe de Valencia desde la prisión de Picassent (Valencia) al empeorar su estado de salud tras siete meses en prisión preventiva por su supuesta implicación en delitos de cohecho, blanqueo de capitales, malversación y prevaricación.

Los informes médicos de Zaplana han sido analizados por dos hematólogos «con experiencia y prestigio en el trasplante hematopoyético», uno de los tratamientos a los que se ha sometido Zaplana. Se trata de Angela Figuera, jefe de sección clínica y coordinadora de la Unidad de Trasplantes del Hospital Princesa de Madrid y David Valcárcel, director del Programa de Trasplante Hematopoyético del Servicio de Hematología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.