La víctima dijo estar con su marido en su última llamada

El acusado amenazó a su mujer y le dijo que «se iba a enterar»

La vista se celebró ayer en el Tribunal del Jurado de la Ciudad de la Justicia de Valencia
La vista se celebró ayer en el Tribunal del Jurado de la Ciudad de la Justicia de Valencia

- En la primera sesión del juicio con jurado que se sigue contra un hombre acusado de matar a su mujer en julio de 2011 en un campo de naranjos de Chiva, la que entonces era pareja sentimental de la víctima dijo que recibió dos llamadas de teléfono desde el terminal de su pareja y que en ninguna de las dos se dirigieron a él. Pese a ello, el testigo sí pudo escuchar la conversación que se producía al otro lado. La primera vez, una mujer, presuntamente su pareja, explicaba a un hombre, presuntamente su marido, que no estaba con nadie y que no tenía ninguna pareja.

En la segunda de las llamadas, el hombre insultaba a la mujer, le amenazaba y le decía que se iba a enterar y la mujer, desde lejos, solo podía articular «estoy con Marcelo».

Así lo narró ayer la pareja sentimental que la víctima tenía en esos momentos, y cuya relación, según el relato del fiscal, habría enervado a su todavía marido. Esa nueva relación, y la petición de separación que le habría hecho la víctima una semana antes, parece ser que desencadenaron los hechos.

El acusado, al que le piden 20 años por asesinato con el agravante de parentesco, negó los hechos.

La fiscal asegura que Marcelo recogió a su mujer en un taller y le acompañó a un desguace para buscar unas piezas, pero se alejó del camino y la llevó a una zona apartada de Chiva donde la estranguló.