Comunidad Valenciana

Pedro Sánchez centra las críticas de la izquierda en la resaca electoral

Un sector de Compromís considera un error el pacto con Errejón mientras otro piensa que sin él se hubiera perdido el escaño

Publicidad

Los partidos que conforman el Botànic no han encajado bien el resultado electoral de la noche del domingo y todos, incluido el PSPV, consideraban ayer, unos en voz alta y otros en voz baja, que la iniciativa de Sánchez de convocar unas nuevas elecciones solo ha servido para darle alas a los partidos de la derecha, especialmente a Vox, que en la Comunitat se ha situado como la tercera fuerza política, a un solo escaño del segundo clasificado, el PP.

En Compromís, Mónica Oltra y los pocos que apoyaban la coalición con Podemos, comentaban el fracaso de unirse a Más País para los comicios del 10N, mientras aquellos que se manifestaron a favor comentaban ayer que gracias a Íñigo Errejón, Joan Baldoví puede repetir en el Congreso de los Diputados. La decepción se palpaba en la reunión de la dirección del partido después del esfuerzo realizado en el Bloc para movilizar a su electorado más fiel e intentar rascar el mayor número de apoyos entre los seguidores de Oltra que preferían a Podemos.

Hasta el alcalde Joan Ribó manifestó su decepción y achacó a la «falta de tiempo» para consolidarse los resultados de la coalición con Más País. Como el resto de líderes de la izquierda, culpó a Sánchez «por haber jugado a la ruleta rusa, y si nos descuidamos nos dispara al pie de todos los progresistas».

Tampoco en el PSPV-PSOE estaban satisfechos con los resultados, sobre todo porque se cumplió el presagio que vaticinaba la mayoría de los líderes valencianos sobre el fracaso de la convocatoria de nuevas elecciones. Aquellos que se sitúan en el lado de la izquierda del partido no aceptan la estrategia seguida por Sánchez que, según dicen, se dejó llevar por lo que opinaba su núcleo más cercano en Madrid y olvidó lo que le pidió la base del partido para un gobierno de izquierdas.

Publicidad

En Podemos, a pesar de haber perdido un escaño y 45.000 votos, no se quisieron manifestar e intentaron sacar un dato positivo de estas elecciones: «hemos demostrado que tenemos una base social mucho más sólida de lo que algunos pensaban».

Vox el gran triunfador

Publicidad

El partido de Santiago Abascal no solo consiguió doblar su resultado, sino que sus escaños le ha dado la victoria a los partidos de la derecha por delante en dos diputados, a los que conforman el Botánic. Su escalada ha permitido sumar a pesar del descalabro de Ciudadanos que también en la Comunitat es el gran perdedor. Ignacio Gil Lázaro mostraba ayer su alegría y recalcaba que no van a defraudar a los valencianos que han depositado en ellos su confianza.

El cabeza de lista de Vox por Valencia tomará la identidad valenciana y española como bandera frente a lo que consideran la «amenaza real del pancatalanismo independentista».

También el PP celebró sus resultados en la Comunitat al conseguir un diputado más que le disputaron a los socialistas. La vicesecretaria general del PPCV, Elena Bastidas incidió en que los resultados electorales ponen de manifiesto que los ciudadanos están cansados de las políticas que desarrolla el Botànic, pero también enarboló la bandera del liderazgo de la derecha en Valencia, a pesar de que la diferencia con Vox es de solo un escaño.

Por su parte, Toni Cantó, líder de Cs, reaccionó a la dimisión de Albert Rivera, señalando que ha sido un gesto de responsabilidad política y honestidad y expresó su «orgullo» por ser testigo de un gesto que pocos políticos han hecho en este país.