PSPV envía a Ferraz el caso del edil de Llíria y se asegura su dimisión

El concejal que ordenó a la Policía Local que detuviera a una vecina por denunciar a una falla, es el tercero de la lista municipal del PSPV en Llíria

El concejal que ordenó a la Policía Local que detuviera a una vecina por denunciar a una falla, es el tercero de la lista municipal del PSPV en Llíria

La dirección del PSPV elevará a la Comisión Ética del partido, para su posterior remisión a la estructura federal del PSOE en Ferraz, el caso del edil del PSPV de Llíria que ordenó a los agentes de la Policía Local a su mando, que detuvieran a una vecina por haber denunciado a una falla que incumplía los horarios durante una celebración de la Feria de Abril.

La actitud del edil propició una denuncia de una vecina de la calle Mayor y de un informe interno del agente de la Policía Local requerido. Todo ello acabó en el Juzgado y la Fiscalía pide por ello un año y medio de prisión para el concejal edetense, que figura como número tres en la listas municipales del PSPV de Llíria.

Según explicó el secretario de Organización del PSPV, José Muñoz, la nominación en una candidatura electoral es personal, al igual que un escaño en Les Corts o un puesto de concejal en un Consistorio, por lo que desde la promulgación de la lista electoral, debe ser el candidato el que desista de su candidatura.

Muñoz también puso de manifiesto que el edil Pedro Vicente, imputado en este caso, era una persona muy razonable y elogió su trayectoria como profesor de música. Además, señaló que el dimitiría del cargo, -caso de resultar reelegido- si del proceso judicial salía malparado.

Muñoz dijo que el asunto que afecta a Pedro Vicente no se puede decir que sea estrictamente de corrupción, sino que, caso de demostrarse, sería más bien un abuso de poder. Por este motivo, la dirección del PSPV ha decidido remitir el asunto a su Comité de Ética que, con toda probabilidad, lo enviará a Ferraz.

En cualquier caso, el presidente del Comité de Ética del PSPV, José María Ángel, no se mostró partidario de hacer excepciones ya que una posible condena cuando el edil haya vuelto a revalidar su cargo supondría un descrédito demasiado fuerte para la imagen del PSPV.

Aunque todavía no hay fecha para la celebración del juicio, este se verá en breve, y la Fiscalía reclama al edil año y medio de prisión por un delito de prevaricación en concurso medial con un delito de detención ilegal.

Una disputa por los horarios de cierre

La disputa entre el concejal y una vecina de la calle Mayor de Lliria se produjo por una cuestión de horarios de cierre. La vecina se personó en el retén de la Policía Local y exigió el cese de la celebración. Cuando los agentes llegaron a la falla, el edil dijo que la fiesta acababa cuando él dijera, según un informe policial y ordenó la detención de la vecina.