MENÚ
domingo 13 octubre 2019
19:59
Actualizado

¿Puedo dejar de dar biberones a mi bebé?

Mi recomendación es que confíes en el profesional que atiende a tu bebé

  • Lo recomendable es no retirar la suplementación al bebé de golpe
    Lo recomendable es no retirar la suplementación al bebé de golpe
Valencia.

Tiempo de lectura 4 min.

28 de junio de 2019. 19:56h

Comentada
Cintia Borja,  Enfermera, consultora lactancia materna certificada IBCLC.  Valencia. 29/6/2019

Mi hija pesó tres kilos 50 gramos. Luego perdió, como todos, pero demás le costaba engancharse, porque estaba casi siempre dormida y decían que era perezosa. Luego, quince días después de nacer todavía no había recuperado el peso del parto: estaba en 2 780. La pediatra decidió darle ayuda de biberón de 30 mililitros en tomas alternas, es decir, una toma de teta, otra tema de teta y biberón. Lo hice así hasta la siguiente visita, que fue sólo día y medio después, en los que ya había recuperado 50 gramos, más que en toda la semana anterior. La pediatra nos indicó que siguiésemos igual hasta una semana después que nos seguía controlando el peso y en esa semana con los biberones aumentó 100 gramos. Yo pensaba que la pediatra retiraría los biberones o por lo menos alguno, pero fue al contrario. Indicó que le diésemos biberones de 30 mililitros en todas las tomas porque que no estaba engordando lo que tocaba que deberían ser 20 gramos al día y ella engordaba 16,6 gramos. Le dije que si podía ser que mi hija fuera un poco lenta en aumentar de peso y me dijo que podía ser, pero ella siguió insistiendo en que le diese biberón. También le pregunté si se podía desenganchar de la teta al tener tanto biberón. Ahora pesa 2890, 100 gramos más que la semana pasada, pero sin recuperar el peso todavía del parto. En el grupo de lactancia al que acudo me dijeron que la pediatra se había adelantado, porque ella sola podría retomar luego el peso, pero a mí me da miedo y prefiero seguir el consejo de la profesional, aunque también me asusta que la pediatra entre en la dinámica de aumentar los biberones, que cada vez sean más las tomas y que mi hija deje la teta. De momento no me ha rechazado el pecho. Le doy cada dos horas, por lo que no creo que baje la producción, pero todo el mundo me dice que sí. Mi consulta es: si es así, ¿puede bajar al darle los biberones? ¿Por qué solo engorda con los biberones y no con la leche que sale de mi pecho? Gracias

Mi recomendación es que confíes en el profesional que atiende a tu bebé. Seguro que ha hecho bien su trabajo y no te habría aconsejado dar suplemento si no fuese necesario (todos los profesionales sanitarios sabemos que la lactancia materna es mejor que la leche de fórmula, lo saben hasta los propios fabricantes de fórmulas infantiles) Por lo tanto, habrá observado la toma, valorado cómo mama el bebé... Seguro que te habrá preguntado cuántas tomas de pecho hace en 24 horas, asegurándose que haga un mínimo de 10-12. También habrá observado tus pechos antes y después de la toma y valorado la posibilidad en primera instancia de suplementar con tu propia leche.

Como supongo que habrá hecho todo esto e incluso alguna cosa más no habrá tenido más remedio y muy a su pesar te ha recomendado dar suplemento en una toma si y otra no. Con lo cual en una toma pasa hambre y en la otra se queda llena hasta la bandera. No muy lógico, ¿no? ¿no sería mejor quince mililitros en todas las tomas del pecho? Quizás a lo mejor evitar el suplemento durante la noche, porque los picos de prolactina (hormona responsable de la producción láctea) durante la noche son más altos. Haber ganado 50 gramos en un día y medio, supera la cantidad de ganancia de peso de 20-30 gramos al día. Considero que hubiera estado bien retirar algo de suplemento, ¿no?

Es difícil recomendar sin tener más datos, sobre todo sin ver cómo mama el bebé. Pero en este caso y con los datos que me proporcionas, yo te recomendaría que no retires los suplementos de golpe. Intenta que tome pecho cada dos horas como mínimo durante el día y cada tres durante la noche. Insisto en que mi recomendación es no dar suplemento durante la noche, por lo que ya te he comentado de la prolactina.

Intenta que las tomas al pecho sean productivas, es decir, que esté succionando, que no se duerma al pecho a los pocos minutos de ponerse a mamar. Después de cada toma ofrécele el suplemento. También es una opción ofrecerle el suplemento con una sonda adosada al pecho o con un relactador, así también estimularás la producción de leche, evitando la confusión del pezón con biberón. Sobre cuánta cantidad de suplemento ofrecerle, como no es bueno que bajes la cantidad de golpe, (y te recomiendo retirar las tomas de suplemento nocturnas) te sugiero que cuentes cuanta cantidad de suplemento le ofreces durante el día, si por ejemplo le das un total de 240 mililitros, divide esta cantidad por las tomas diurnas (por ejemplo ocho tomas), por lo que la cantidad a ofrecerle serían 30 mililitros después de cada toma del pecho (o con la sonda como te he comentado). Si en la semana ha ganado peso (unos 20 gramos al día mínimo) disminuye el suplemento a 25 mililitros (puedes ver en esta página cómo preparar el suplemento https://www.who.int/foodsafety/publications/micro/PIF_Bottle_sp.pdf así no tiraras leche)

A la siguiente semana si ha ganado peso, vuelves a bajar cinco mililitros por toma. No te desanimes si una semana no gana. No pasa nada, intenta cambiar de táctica y no subas el suplemento sin ofrecerle antes más a menudo el pecho. No tengas prisa, el truco está en ir disminuyendo poco a poco sin aumentar a poder ser la cantidad de suplemento. Y busca si puedes un profesional experto en lactancia, porque tu pediatra no parece serlo.

Pueden enviar sus preguntas a consultalactancia@larazon.es

Últimas noticias