«Recibimos el país como Grecia y lo devolveremos como Alemania»

Arriba, el presidente Alberto Fabra en el momento en que consiguió levantar al público
Arriba, el presidente Alberto Fabra en el momento en que consiguió levantar al público

PEÑÍSCOLA (CASTELLÓN)- La creación de empleo será la piedra angular del programa electoral con el que el PPCV concurrirá a los comicios de 2015. No será fácil, pero los primeros pasos ya se han dado. Así lo explicó ayer el encargado de presentar las conclusiones de la ponencia económica, Miguel Barrachina, que hizo hincapié en la necesidad de que la Administración dé un paso atrás para que pueda avanzar la sociedad civil. Apostó por reducir la burocratización para crear empresas y por continuar reduciendo el gasto público. En esta línea, abogó por mejorar la cualificación de los funcionarios. También sus condiciones salariales, cuando acabe la crisis. «Recibimos el país como Grecia y, después de las reformas, lo devolveremos como Alemania».

En su discurso, el también vicepresidente de la Diputación de Catellón, pidió perdón por los impagos de las Administraciones Públicas. Sin embargo, rompió una lanza a favor de la que pertenece, ya que recordó que su presidente, Javier Moliner, no cobra hasta que se saldan todas las deudas con los proveedores.

Además, recordó la importancia del sector turístico para la Comunitat y el considerable incremento de las exportaciones. Aun así, la región necesita, a su juicio, una financiación «igual» a la de otras Autonomías. En esta línea, el vicesecretario general, César Sánchez, anunció un plan de empleo específico para los jóvenes.

Respecto a la ponencia «més Comunitat», Sánchez explicó que el PPCV defenderá «a capa y espada» las señas de identidad valencianas, como el himno, la lengua, la denominación de Comunitat o la Senyera.

En el debate de este documento, los populares recogieron también la urgencia de «redoblar esfuerzos» para dignificar la clase política. «La política no es una profesión, sino una vocación de servicio a los ciudadanos», reza el texto.

Por su parte, el encargado de elaborar las iniciativas en materia de política social, Miguel Zaragoza, reivindicó que los problemas económicos no deben «tambalear» los pilares básicos del bienestar: la educación, la sanidad y los servicios sociales». Además, señaló la importancia de la formación y abogó por un cambio en el sistema educativo para combatir el fracaso escolar, que pase por la profesionalización del profesorado, la implantación de las nuevas tecnologías en las aulas y el trilingüismo, con clases en castellano, valenciano e inglés.

El diputado autonómico anunció también medidas de vivienda para fomentar la emancipación de los jóvenes.

Para finalizar, subrayó el apoyo del Consell a la Ley de Dependencia. Sin embargo, este comentario suscitó la crítica de un miembro de Cocemfe -organización de personas con discapacidad- que estaba entre el público. Reprobó la mala aplicación de la normativa y los retrasos en los pagos a estas entidades sin ánimo de lucro. Zaragoza afirmó que la Ley no fue dotada del presupuesto necesario para su correcto funcionamiento y le invitó a unirse al gran pacto social para revisar el sistema. «Estamos pensando junto a vosotros el camino a seguir».