Ajedrez en las extraescolares

Los alumos del IES Marqués de Suanzes reciben clases de ajedrez
Los alumos del IES Marqués de Suanzes reciben clases de ajedrez

«De las clases de ajedrez los chicos salen más atentos, mentalmente más despiertos y con mucha más capacidad de concentración». Son las palabras de José Javier Díaz, el monitor de Ajedrez del instituto público Marqués de Suanzes, uno de los centros públicos de la Comunidad que, en su categoría de centro promotor de la actividad física y el deporte, apuesta por esta disciplina como actividad extraescolar.

Los beneficios del ajedrez son muchos y muy variados, Díaz explica que el ajedrez obliga a los jugadores a desarrollar una metodología: «Cuando el rival mueve una pieza debes analizar en qué medida es positivo para ti y para tu contrincante y, cuando la mueves tú, es necesario volver a analizar la jugada y evaluar la situación». El monitor cree que «diseñar una estrategia y aplicarla a los problemas que van surgiendo en el tablero» siempre es algo positivo y más si se consigue implantar en el día a día de sus alumnos: «Si este método se traslada a los estudios y a otros ámbitos de la vida sería lo ideal». Algo que intentan conseguir en la dirección del instituto desde que decidieron incluir el ajedrez entre las actividades extraescolares. Mariano Martín, director del centro, cree que el ajedrez es «parte de una cultura deportiva desvirtuada en los últimos veinte años» que, sin embargo, «estimula y desarrolla la cabeza» además de ser «muy divertido».

Miguel y Alejandro, dos de los alumnos que acuden a recibir clases de ajedrez una vez que han finalizado sus clases coinciden en que las lecciones que imparte Díaz «son muy entretenidas». Victor y Álvaro, dos neófitos que recibían su primera clase cuentan, entre movimiento y movimiento, que siempre les ha gustado «jugar al ajedrez». Ahora ambos esperan que la práctica de este deporte les ayude a ser «más analíticos, prestar atención a los detalles y no ser tan impulsivos».

Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos de la consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, que el pasado curso escolar habilitó la opción de impartir un «taller de ajedrez» como asignatura optativa en el primer ciclo de Educación Secundaria –y no sólo como actividad extraescolar–, aún queda mucho por hacer. Díaz explica que en sus clases hay apuntados 24 alumnos pero, sin embargo, sólo acuden de manera continuada una decena de ellos. Y es que, como explica el formador «apenas hay referentes para los jóvenes que empiezan en el ajedrez». Pone como ejemplo a David Antón, cuya participación en el Abierto de Gibraltar califica como «propia de un gran maestro», a pesar de lo cual «hay que bucear mucho en las noticias para encontrar una referencia a Antón».

Además, este monitor que también forma parte de un club de ajedrez del barrio de la Elipa, reconoce que el ajedrez «es un deporte muy mal remunerado y económicamente muy limitado». Esto no quita que, como reconoce el director del instituto Marqués de Suanzes, haya muchos profesores «interesados en formarse para poder impartir la asignatura “taller de ajedrez”», aunque sin embargo descarta que en el futuro haya profesores dedicados a este tema: «Formará parte de las competencias transversales y del currículum oculto, pero no habrá profesores expertos en ajedrez».