Almeida ignora a Hacienda y baja IBI, plusvalías y tasa de basuras

La aplicación de todas las reducciones supone 81,9 millones de rebaja que, según la videalcaldesa, Begoña Villacís, beneficiará al «99,9 de los madrileños»

La aplicación de todas las reducciones supone 81,9 millones de rebaja que, según la videalcaldesa, Begoña Villacís, beneficiará al «99,9 de los madrileños»

«Vamos a hacer el esfuerzo para que todos los madrileños puedan notar la bajada de impuestos», afirmó ayer el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. A lo que la vicealcaldesa, Begoña Villacís añadió: «Queremos que los vecinos de Madrid sean los que menos paguen». En la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, los dos dirigentes insistieron en que esta primera reforma fiscal «beneficiará al 99,9%» de los residentes en la capital. Eso sí, el regidor también admitió que no logrará cumplir la regla de gasto en 2019, una situación que atribuyó a las cuentas que heredaron del anterior Gobierno. En el segundo trimestre del año, la regla de gasto se incumplía en 355 millones de euros en la capital y, aunque esa cuantía se reducirá, no se podrá cumplir con Hacienda.

Las principales medidas de las ordenanzas fiscales para el próximo año recoge la bajada del tipo general del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el aumento de bonificaciones de este impuesto a todas las familias numerosas, las plusvalías mortis causa entre parientes directos, así como la reducción en la tasa de gestión de residuos urbanos de actividades a locales desocupados y por inicio de actividad y, por último, las prórroga a las bonificaciones en el impuesto de actividades económicas por inicio de actividad y creación de empleo. Todas estas medidas suponen una reducción de tributos de 81,9 millones anuales a más de dos millones de contribuyentes.

Como adelantó LA RAZÓN, la bajada del 5% del IBI en 2020 supondrá un ahorro de 54,8 millones de euros. Al final de la Legislatura, se estima que cada madrileño se pueda reducir unos 100 euros en su recibo. Asimismo, las 56.000 familias numerosas, además, pagarán menos. Por ejemplo, en una vivienda con valor catastral de 170.966,33 euros donde viva una familia con tres hijos, con el tipo del 0,51% y la bonificación del 75% en la cuota, este año ha pagado 200,67 euros. Si en 2020 se hubiera mantenido y la misma bonificación del 75%, hubiera pagado 209,3 euros. Con el tipo del 0,48% y la bonificación del 95%, pagará 79,21 euros, lo que supone un ahorro de 130,11 euros.

En lo que respecta a la plusvalía mortis-causa de la vivienda habitual y del local del negocio familiar se baja, «para evitar que se renuncien a herencias», dijo Almeida. Se beneficiarán 14.000 solicitantes anuales y se ahorrarán 13,6 millones de euros cada año.

La reducción que afecta a la tasa de basuras, se bajará al 70% para los inicios de actividad durante los dos primeros años impositivos y el 90 % cuando afecte a inmuebles desocupados en los que no se realice ninguna actividad.

Eso sí, para próximos ejercicios, aún quedan pendientes reducciones prometidas durante la campaña en la tasa de la circulación o incentivos para el desguace de los coches antiguos.

La oposición, por su parte, no valora positivamente la medida. Más Madrid mostró su desacuerdo con esta rebaja fiscal ya que aseveraron que supondrá un «recorte en las políticas sociales». El socialista Pepu Hernández tachó de «regresivas y demagógicas» algunas bajadas de impuestos como la rebaja en el IBI en el caso de las familias numerosas. Pero sí consideró «positivas» la tasa por la gestión de residuos urbanos.