Libros

Casa Lhardy, 175 años de la historia de Madrid

Carmen Posadas y Teresa Viejo participaron en la tertulia conmemorativa
Carmen Posadas y Teresa Viejo participaron en la tertulia conmemorativa

Aún no existía el reloj de la Puerta del Sol y todavía podían encontrarse aguadores en las calles. Y ya entonces, Casa Lhardy estaba allí. El restaurante más emblemático de la capital celebró recientemente su 175 aniversario con una tertulia dedicada a la relación entre Lhardy y la literatura española de los últimos tres siglos. Al acto acudieron las escritoras Carmen Posadas, Helena Cosano y Teresa Viejo, así como Luis Cepeda, autor de un libro sobre el restaurante de la madrileña Carrera de San Jerónimo: «Lhardy: tradición y actualidad del escaparate de Madrid» Fue una tertulia amena, informal, instructiva y repleta de divertidas. A ellos se sumó de forma improvisada Milagros Novo, la actual propietaria, que compartió jugosas anécdotas que se han mantenido casi secretas durante siglos, como algún escarceo amoroso de la Reina Isabel II. Y es que, si las paredes de Lhardy hablaran, podrían contar muchas cosas. Pero callan, y a esa proverbial discreción debe parte de su éxito.

En este sentido, Teresa Viejo definió Lhardy como un sitio único desde siempre, suficientemente público para que las reuniones no despierten desconfianza pareciendo secretas, y suficientemente reservado para mantener la discreción. Ideal, por ejemplo, para reuniones políticas de alto nivel. Teresa Viejo, Carmen Posadas y Helena Cosano contaron, cada una desde su perspectiva, cómo llegaron a conocer Lhardy durante la infancia y la importancia que tiene en el imaginario colectivo como algo consustancial a la ciudad y la historia de Madrid.

Del anecdotario aportado por Luis Cepeda destacó cómo el restaurante estaba ya en plena actividad cuando aún no existían símbolos emblemáticos de la capital española como el mismo reloj de la Puerta del Sol, cuando aún había aguadores en las calles y acababa de nacer la Zarzuela. Milagros Novo añadió que fue el primer establecimiento de España al que las mujeres podían acudir solas. Y recordaron que también fue el primero en servir con manteles y servilletas de tela o en aceptar reservas telefónicas.

Mencionaron muchos nombres ilustres que han contribuido a formar la historia de España, de Azorín a Galdós, Gómez de la Serna o Mariano de Cavia. Helena Cosano destacó que visitaron Lhardy tanto la Reina Isabel II como el Rey Alfonso XII como el que fue presidente de la República Niceto Alcalá Zamora. Es en esto un ejemplo de lo que debe ser la cultura: ni monárquica ni republicana, ni de izquierdas ni de derechas, libre de todo sectarismo. Esta será la primera de una larga serie de tertulias dedicadas a la relación que el restaurante Lhardy ha mantenido desde sus orígenes con la sociedad artística española. La próxima edición, que se celebrará en mayo, verá como protagonista el mundo del cine, ya que el restaurante ha sido escenario de muchas películas.