Cazada con el botín en las manos una banda de asaltantes de viviendas

La red está acusada de 18 robos. Fueron detenidos en Alcorcón, tras ser sorprendidos durante su último delito

Hasta 300 piezas de joyería y 200 relojes lograron requisar los agentes tras detener a una banda que actuaba en Madrid, Castilla- La Mancha y Castilla León
Hasta 300 piezas de joyería y 200 relojes lograron requisar los agentes tras detener a una banda que actuaba en Madrid, Castilla- La Mancha y Castilla León

MADRID- Con el botín en las manos cazaron los agentes de la Policía Nacional a tres miembros de una banda especializada en asaltar viviendas. De momento la unidad que se ha hecho cargo de este caso en la Dirección General de la Policía imputa a los detenidos 18 delitos cometidos en la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León, informaron desde la Dirección General de la Policía. Dos de los arrestados fueron sorprendidos en Alcorcón cuando salían de una vivienda con los objetos que acababan de sustraer y con el material utilizado para forzar la cerradura. Tras las detenciones se realizaron cuatro registros en los que los agentes se incautaron de más de 420 relojes y piezas de joyería, numerosos productos tecnológicos, dinero y herramientas para forzar las cerraduras, además de tres pistolas simuladas de gran parecido a las de fuego.

Las investigaciones se iniciaron tras detectarse en la provincia de Toledo la presencia de un grupo muy activo de asaltantes de viviendas. Las primeras pesquisas se centraron en identificar y localizar a los miembros del mismo. Finalmente se comprobó que estaba formado por tres personas que residían habitualmente en Madrid. Además se averiguó que su centro de operaciones era un taller mecánico regentado por uno de ellos. En este lugar mantenían numerosas reuniones al objeto de repartirse el botín.

La investigación también reveló que este grupo se desplazaba a primera hora de la mañana hasta los lugares donde pretendían actuar, y que una vez allí llamaban al timbre o al telefonillo para comprobar si los moradores estaban o no en la vivienda. Una vez realizadas estas comprobaciones forzaban las puertas utilizando un extractor de bombines y otras herramientas artesanales. Luego en pocos minutos desvalijaban la vivienda, sustrayendo dinero, joyas, productos tecnológicos u otra mercancía de fácil distribución en el mercado negro.

Para evitar una identificación de las piezas de joyería sustraídas fundían el metal para formar lingotes artesanales de oro y plata, que posteriormente enviaban a Lisboa para venderlo ilícitamente.

Con toda la información obtenida se planificó un dispositivo para comprobar que efectivamente este grupo se dedicaba a robar en viviendas. Durante el desarrollo de este dispositivo los investigados siguieron a dos de sus integrantes hasta Alcorcón, donde se introdujeron en una finca, saliendo momentos después. En ese instante fueron identificados por los agentes, que comprobaron que portaban efectos que acababan de sustraer en una vivienda, además de todo el material necesario para forzar la cerradura. Posteriormente se procedió a su detención como presuntos autores de un delito de robo con fuerza en domicilio.

Tras los dos arrestos iniciales se llevaron a cabo cuatro registros en Madrid, dos en viviendas y dos en locales, en los que los agentes se incautaron de más de 120 relojes, más de 300 piezas de joyería, útiles y herramientas para forzar cerraduras, productos tecnológicos, dinero, perfumes y gafas de sol, además de tres pistolas simuladas de apariencia muy similares a armas de fuego reales. Los investigadores también procedieron a la detención del tercer miembro del grupo.