Actualidad

La cobarde agresión chavista en un centro cultural de Madrid

El Ayuntamiento estudia si en el acto se hizo apología de la dictadura chavista

Triste episodio de intolerancia y violencia en Madrid. “La vivienda y la lucha por los derechos de las personas”, así se titulaba la mesa redonda organizada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Madrid junto con el Gobierno chavista que ha terminado con dos venezolanos agredidos.

Publicidad

Intervenían un arquitecto, un sociólogo, y un representante de “La Gran Misión Vivienda Venezuela”. Este último era un ex ministro de Hugo Chávez, Francisco de Asís Sesto Novas, conocido como “Farruco” Sesto. Todo transcurrió con normalidad hasta el momento en el que Manuel Rodríguez, coordinador del partido La Causa Radical y conocido en la diáspora española por su encomiable labor a favor de los pensionistas, jubilados y refugiados venezolanos, se puso en pie y empezó su discurso en el turno de preguntas. “Les dije que no entendía que un sector de la izquierda trajera a representantes de la dictadura venezolana a actos como éste y los apoyara teniendo en cuenta que han acabado con la clase media mientras los pobres están pasando verdaderos problemas. ¿Dónde están los 150.000 millones que fueron destinados al Ministerio de la Vivienda en la época de Hugo Chávez cuando fue ministro?, interpelé a Farruco. Entonces me dieron un tortazo, me empujaron y me dieron patadas hasta la salida del centro cultural, que fue cuando llamé a la Policía”, comenta Rodríguez.

“Entre los organizadores estaba la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, y me parece bien el trabajo que hacen estos movimientos, pero lo que me ha ocurrido es un atentado contra la libertad de expresión”, añadió.

Lo que no sabían los chavistas asistentes al acto es que un periodista venezolano estaba también presente y grabando toda la mesa redonda: David Placer. Placer es toda una eminencia en desenmascarar a los llamados “bolichicos”, aquellos chavistas que se han enriquecido con el régimen y que después gastan y blanquean su dinero en España o en otros lugares más cómodos en los que vivir en la opulencia que en Caracas. “Tras la agresión, los clanes chavistas se percataron de que yo estaba grabando el acto y me arrinconaron para intentar robarme el móvil y robar los vídeos. También terminé con lesiones en la cabeza y el brazo derecho. Acudí al hospital y a la Policía para presentar una denuncia”, ha escrito el propio Placer en sus redes sociales junto al vídeo e imágenes del parte.

Publicidad

Placer ha asegurado a LA RAZÓN que fue perseguido por varios individuos españoles “porque grabé la agresión con el móvil. Me dijeron que tenía que borrarlo todo. Me sentí en Caracas porque es lo mismo que ocurre cuando vas a una rueda de prensa y haces preguntas que pueden resultar incómodas a los que hablan. Era extraño que en la charla se tirase por tierra toda la política de vivienda española y precisamente se ensalzase la venezolana”.

Publicidad

“Después de ese vídeo, me agreden más”, indica Rodríguez, quien denuncia que el propio ex ministro Sesto le asestó una patada. “También me dieron un puñetazo en la espalda. Me fueron echando y acorralando”. Rodríguez insiste que todo por la “dolorosa” pregunta: “¿Dónde están los millones de dólares que se han destinado a viviendas sociales y no se hicieron?”. En un momento de enfado, el venezolano agredido reconoce que también dijo que le parecía “vergonzoso que la izquierda española democrática, que ha hecho tantas cosas por temas sociales en este país, se preste para traer a una persona que ha hecho todo lo contrario en Venezuela”, y recordó cómo se encuentra el sistema sanitario venezolano. “Me fueron persiguiendo dando manotazos por detrás. Fue horrible”, sentencia Rodríguez.

Según Rodríguez, los portavoces de los distintos partidos políticos de la junta de distrito, tanto PSOE como Cs y PP, tienen previsto denunciar lo ocurrido. También el Ayuntamiento de Madrid estudiará lo ocurrido ante la posibilidad de que en el acto se estuviera haciendo “apología de la dictadura chavista”.