La Comunidad da por extinguido el incendio de Seseña

La prioridad ahora es retirar los residuos, menos en la zona acotada por la Guardia Civil para la investigación del origen de las llamas

La prioridad ahora es retirar los residuos, menos en la zona acotada por la Guardia Civil para la investigación del origen de las llamas

Han sido muchos días (casi un mes) luchando contra la voracidad de unas llamas enormes y un humo bastante tóxico y, aunque realmente ya hacía días que no había fuego ni humo en la zona, fue a eso de las 17:30 horas de ayer cuando se pudo declarar técnicamente extinguido el incendio del vertedero de neumáticos de Seseña en la Comunidad de Madrid (la zona que afectaba a Valdemoro), a excepción de la parte acotada por la Guardia Civil, que deberá determinar cómo se originó el fuego. Y es que en esta zona, al estar protegida policialmente, no puede entrar maquinaria pesada para remover y refrescar, por lo que en esta pequeña área no se puede declarar «técnicamente» extinguido el incendio, según fuentes regionales.

De esta forma, el Gobierno regional ha desactivado el Plan Territorial de Protección Civil de la Comunidad de Madrid (Platercam), que se mantenía desde el pasado 13 de mayo, día en el que se inició el incendio. En los próximos días, los Bomberos de la Comunidad sólo realizarán labores de vigilancia, revisión y refresco de las zonas afectadas, que no supondrán ningún riesgo para la población, según informó un portavoz regional, que explicó que el siguiente paso que quiere dar el Gobierno de Cristina Cifuentes es retirar de manera inmediata los residuos generados por las llamas–una labor que hará la empresa pública Tragsa–. Para estos trabajos, se va a destinar un presupuesto inicial de 2 millones de euros y tienen como primer objetivo la caracterización de los residuos para conocer las distintas tipologías, cuantificar su volumen y determinar las alternativas de tratamiento más adecuadas para cada uno de ellos. En concreto, se baraja recuperar la parte metálica de los neumáticos quemados para su valorización y eliminar los residuos no susceptibles de ser aprovechados. También se estudiará la posibilidad de dar una valorización energética tanto a estos restos de neumáticos como a las cenizas provocadas por su combustión. También se establecerá un seguimiento y control de las aguas superficiales y subterráneas de la zona afectada.

Desde el inicio del incendio, los Bomberos de la Comunidad han trabajado ininterrumpidamente en las labores de perimetración y extinción del fuego. En total, en estos 25 días se han contabilizado 970 presencias de efectivos de Bomberos y 290 medios terrestres y aéreos, tanto operativos como de apoyo, logística y transporte de personal.

Prueba de que todo ha vuelto ya a la normalidad es que ayer se retomaron las clases en el colegio de Educación infantil y Primaria de El Quiñón de Seseña.