MENÚ
sábado 23 febrero 2019
06:54
Actualizado

Los agentes de Movilidad cobrarán más si multan más

Carmena cierra un acuerdo sin precedentes: recibirán un complemento por productividad si cada mes ponen más de 21.720 multas que generen retirada de grúa y 26.000 por infracciones graves.

  • Los agentes de Movilidad cobrarán más si multan más

Tiempo de lectura 5 min.

04 de octubre de 2016. 10:35h

Comentada
4/10/2016

Los agentes de Movilidad de la capital serán, desde enero de 2017, un «impuesto andante». El motivo es sencillo: no cobrarán la productividad si no llegan a un mínimo de multas, por lo que los agentes se afanarán en cumplir con esos objetivos impuestos por el Ayuntamiento de Ahora Madrid y saldrán a la calle con ese objetivo como prioritaridad.

Lo denuncian los propios agentes del Cuerpo tras la firma del acuerdo entre el Ayuntamiento y algunos representantes sindicales el pasado 29 de septiembre. La firma, sin embargo, no ha sido rubricada por el sindicato mayoritario, UGT.

Por primera vez en los 12 años de historia del Cuerpo, según insisten fuentes internas, los agentes podrán cobrar a final de año la productividad (DPO o dirección por objetivos) si llegan a un mínimo de multas impuestas cada mes. Según el acuerdo firmado, al que ha tenido acceso este diario, destacan las 21.720 denuncias de estacionamiento mensuales que generen retirada de vehículo con el servicio de grúa. Esta denuncia supone 200 euros de multa y otros 200 por llevarse el coche del depósito municipal. Es decir, 400 euros por ciudadano. Así, a partir de que se hayan recaudado para las arcas municipales 8.688.000 euros (porque son, como mínimo, 21.720 denuncias por este motivo), los agentes de Movilidad ya podrán cobrar su productividad a final de año. Esto supondría la desorbitante cifra de 104.256.000 euros al año sólo en este concepto. Lo curioso es que el Área de Movilidad, dirigido por Inés Sabanés, justifica este objetivo porque «las denuncias por infracciones graves tienen un efecto disuasorio en la ciudadanía: se produce un mayor cumplimiento de la normativa», según pone en el acuerdo.

Pero no es el único concepto exigido, ya que hay hasta diez puntos que los agentes tendrán que cumplir cada mes para cobrar esa productividad a final de año. Tendrán que interponer un mínimo de 26.000 denuncias por infracciones graves de circulación (movimientos peligrosos, rebasar semáforos en rojo, cascos, cinturones, teléfono móvil y exceso de velocidad). Esto son otros 200 euros por cabeza: 5.200.000 euros mensuales más recaudados.

Es decir, si cumplen estos dos objetivos prioritarios de forma mensual podrán cobrar el plus a final de año. O lo que es lo mismo, cobrarán más si recaudan para el Consistorio 13.888.000 euros de forma mensual.

Otro de los objetivos marcados en el acuerdo firmado por el director general de gestión y vigilancia de circulación, Francisco López Carmona, es el de «vigilancias realizadas en el correcto uso de las reservas de carga y descarga». Tendrán que «vigilar» un mínimo de 14.830 puntos para que este concepto esté superado. Muchos agentes denuncian que el único modo de medir esas vigilancias es en número de multas (otros 200 euros por cabeza, sin retirada de grúa). También les exigen 10.853 «vigilancias» del grado de cumplimiento de la ITV y 6.000 vehículos abandonados en la vía pública.

Son sólo algunos de los objetivos a cumplir de forma mensual para que estos funcionarios, por primera vez desde que opositaron, cobren en función del número de denuncias interpuestas al ciudadano. Pero no es el único «despropósito» que estos empleados municipales denuncian. En el acuerdo firmado la semana pasada también se oficializa la segunda gran novedad del Cuerpo: un turno de noche. Aunque estos funcionarios nacieron con el objetivo de mejorar la circulación del tráfico en la capital y que en los últimos años la ciudad –y su tráfico– ha cambiado, el Gobierno de Manuela Carmena considera que a partir de las 21:00 horas hay tales problemas de tráfico que han considerado necesaria la creación necesario un turno extra hasta la medianoche. Es decir, considetran que de 21:00 horas a 00:00 horas, es necesario un turno extra. En cuanto escucharon esta propuesta en las reuniones de la mesa sectorial, los representantes sindicales lo vieron claro: ese turno de noche cubierto, eso sí, por voluntarios, nace con el único objetivo de multar a las dobles filas que se crean en las zonas del barrio Salamanca con más densidad de hostelería. Así, la bautizaron como la «brigada multera», ya que a esas horas, denuncian los agentes, sólo pueden denunciar este tipo de comportamientos. Estos «voluntarios» que, según los propios agentes, saben a lo que se van a dedicar, tendrán una compensación de cuatro días más de vacaciones. Como ocurre con las productividades, las brigadas «multeras» nacen, según fuentes del Cuerpo, con el único objetivo de recaudar. «Entre la sanción y la retirada de vehículo vuelven a ser otros 200 euros por cabeza», explica un agente.

El malestar entre los funcionarios de este Cuerpo es evidente y los rumores sobre estos cumplimientos o quiénes van a salir a «ejecutarlos» ya empiezan a circular entre las unidades. Algunas fuentes aseguran que muchos jefes directos ya han dejado caer que son normas impuestas por la cúpula política y que quien no esté dispuesto a salir a cumplirlas y lograr los objetivos impuestos, será «relegado» a regular el tráfico en plazas, es decir, será enviado a un «destino castigo».

Otro de los debates internos más potentes estos días es el futuro del Cuerpo. La propia delegada del Área de Movilidad, Inés Sabanés, explicó ayer que este acuerdo no supone abandonar «la reivindicación y compromiso pendiente de su pase a la Policía Municipal». La pelota está en manos de la Comunidad de Madrid, que tendría que modificar la Ley de Coordinación de Policías Locales para poder hacer ese trasvase de funcionarios.

¿Interesa eliminarlos?

A pesar de que el Ayuntamiento de Carmena se ha comprometido a pelear por la eliminación del Cuerpo de Agentes de Movilidad y pasarlos a la Policía Municipal, las intenciones reales no parecen éstas. Lo dice por sí sola el gran número de remodelaciones que se están realiando en el Cuerpo: nuevo turno nocturno, nueva forma de trabajar pro cumplimiento de objetivos (medios en número de multas) y hasta nueva uniformidad, ya que Carmena quiere vestirles de rojo flúor.

«Saben que es complicado “convertirnos” en policías y, en realidad no les interesa», sostiene un veterano mando del Cuerpo. «¿Cómo van a eliminarnos con los millones de euros que les conseguimos al año a base de multas? Somos su principal “conseguidor” de ingresos y más ahora. Es inaudito que incentiven a un agente de la autoridad por denunciar», destaca otro agente.

Últimas noticias