PP y PSOE se unen para una moción de censura «anti natura» en Pozuelo del Rey

El PSOE, que apoyó al independiente UCIN, ahora apoya al portavoz del PP, Gerardo Álvaro (dcha.)
El PSOE, que apoyó al independiente UCIN, ahora apoya al portavoz del PP, Gerardo Álvaro (dcha.)

El PSOE-M ya ha advertido a sus ediles de que serán expulsados del partido.

De llevarse a cabo, será la primera moción de censura en la región tras las elecciones municipales y autonómicas del pasado mes de mayo. Si quienes van a llevarla a cabo cumplen lo acordado, se producirá este mismo sábado durante el Pleno que se celebrará a las 12:00 horas en el Ayuntamiento de Pozuelo del Rey. El asunto no es polémico sólo porque lo harán sin el «ok» de sus partidos, sino porque son los dos antiguos alcaldes de la localidad (del PP y del PSOE respectivamente) quienes se unen para echar del Gobierno al actual regidor: Roberto Iglesias, del partido independiente UCIN (Unión de Ciudadanos Independientes).

Aunque el PP fue la lista más votada en las últimas elecciones, el PSOE dio su apoyo a los independientes para que gobernaran. Así, los 9 concejales de la corporación municipal se reparten de la siguiente forma: PP obtuvo 4 concejales; PSOE, 2 y UCIN, 3. Ahora, el PSOE daría su apoyo para que volviera a gobernar el PP, concretamente, Gerardo Álvaro que había sido el alcalde de la localidad desde 2011 y hasta el pasado mes de mayo.

Precisamente es el predecesor de Álvaro, Pedro López, quien está impulsando la moción al no haber llegado a un entendimiento con los independientes tras haberles dado la llave de la Alcaldía. Su versión oficial es la de «pérdida de confianza» en el actual primer edil.

Sin embargo, según explicó ayer a este diario el actual teniente de alcalde de la localidad, José Víctor López (de UCIN), este desencuentro con los socialistas se habría iniciado al no ceder al «chantaje» que López habría hecho a los independientes al manifestarle éstos que no tenían «la intención de interponerse» en los procesos judiciales que hay abiertos contra el socialista y antiguo primer edil de la localidad. Y es que el portavoz socialista está imputado, según UCIN, en distintas causas por prevaricación, falsedad documental y apropiación indebida. El teniente de alcalde asegura que «tiene que explicar ante el juez gastos a lo largo de su 17 años de alcalde porque le reclaman 400.000 euros en unas subvenciones sin justificar». Lo curioso del caso, señalan los independientes, es que quien precisamente sacó a la luz toda esta sospechosa gestión del socialista, ahora en manos de los tribunales, fue su sucesor, Gerardo Álvaro, y casualmente su ahora «compañero» en la moción de censura que pretenden sacar adelante el próximo sábado y que ya presentaron en el Ayuntamiento de la localidad el pasado 21 de agosto.

Es decir, quien denuncia se une años más tarde al denunciado para echar a quien actualmente tiene la Alcaldía.

El asunto, lógicamente, no cuenta con el beneplácito de sus partidos, pero aun así, de momento, ni el portavoz del PSOE ni el del PP se han echado atrás.

Desde el PSM aseguraron ayer a este diario que sus concejales tienen «desde la semana pasada» un burofax advirtiéndoles de que no autorizan la moción porque se contradice con los estatutos del partido y con la «ley Antitransfuguismo», y les dejan claro que, de llevarse a cabo, la decisión del PSM es la «inmediata expulsión del partido».