Apariciones y sábanas limpias son las tradiciones murcianas del Día de Todos los Santos

El clavel es la flor más utilizada en los arreglos mortuorios y los huesos de santo el pastel estrella

Las tumbas se engalanan de flores en reconocimiento a los difuntos
Las tumbas se engalanan de flores en reconocimiento a los difuntos

El clavel es la flor más utilizada en los arreglos mortuorios y los huesos de santo el pastel estrella

A pesar de que la globalización ha introducido en la Región costumbres que nada tienen que ver con las tradiciones murcianas, todavía en algunas localidades y en la huerta se celebra la Noche de Todos los Santos recurriendo a las tradiciones más ancestrales que han pasado de generación en generación.

La más difundida es la de arreglar una de las habitaciones de la casa y colocar sábanas limpias en la cama para que las ánimas puedan descansar cuando retornen a los que fueron sus hogares, según manifiesta el cronista oficial de Murcia, Antonio Botías.

Pero además de reposar, la aparición del difunto también podía ser con la intención de revelar a hijos o nietos donde estaban escondidos los ahorros, o señalar alguna misión que el muerto dejó pendiente en vida.

Botías señala que en muchas zonas de la huerta murciana se creía en las apariciones durante la noche «dado que esa madrugada era el tiempo propicio para encontrarse con las ánimas benditas vagando por las veredas y carriles de la huerta» que compartían con las campanas de auroros iluminadas por el remoto farol. «Era la noche que más temor despertaban las ánimas que durante el resto del año también se utilizaban para otros menesteres más mundanos».

Otra tradición murciana para la víspera de este Día es comer palomitas de maíz o «tostones» recubiertas de sal, azúcar, anís o miel. Pero tampoco faltan las castañas y los boniatos asados.

Flores y pasteles

Los claveles son las flores más utilizadas para decorar las tumbas de los muertos en estos días. Pero también las rosas y, en menor medida, los crisantemos. En estas fechas las floristerías de la Comunidad ven aumentar sus ventas en un porcentaje situado entre el 30 y el 40 por ciento con respecto al resto del año, según los datos ofrecidos por Mercamurcia. La bajada del IVA ha propiciado una mejora en las ventas que han subido en torno al 10 por ciento.

Los clientes suelen ser tradicionales con respecto a los arreglos florales y solicitan pequeños centros puestos en recipientes que se colocan directamente delante del sepulcro.

Como manda la tradición, en la Región siguen siendo los buñuelos de viento y los huesos de santos los pasteles que más se consumen estos días. Los reposteros tradicionales echan mano de su imaginación para ofrecer los dulces con diferentes rellenos y sabores pero utilizando las materias primas de siempre y de primerísima calidad: almendra, mazapán y yema de huevo.