Motivación, curiosidad y autoestima, las claves para la «vuelta al cole»

Educación elabora un decálogo de prácticas para que los padres refuercen la confianza de sus hijos

Los hábitos responsables en el hogar potencian el respeto a los demás y el cuidado al medio ambiente de los niños
Los hábitos responsables en el hogar potencian el respeto a los demás y el cuidado al medio ambiente de los niños

Educación elabora un decálogo de prácticas para que los padres refuercen la confianza de sus hijos

Con el inicio de las clases de Primaria y Secundaria a partir de la próxima semana, la Consejería de Educación y Universidades ha editado un decálogo de consejos para los padres en el que se recogen algunas recomendaciones que faciliten la creación de un ambiente adecuado para el éxito escolar de los estudiantes en el propio hogar. Establecer objetivos sobre qué les gustaría aprender este curso, crear hábitos para adecuar las horas de sueño con las épocas de exámenes, fomentar la motivación y la autoestima de los jóvenes elogiando sus éxitos o despertar la curiosidad y el interés por el aprendizaje, son algunas de las pautas que el Departamento regional quiere que las familias pongan en marcha durante este año.

En este sentido, la directora general de Innovación Educativa y Atención a la Diversidad, Ana Millán, destacó la importancia de «realizar los buenos propósitos planificados, con estrategias, normas y hábitos de estudio desde casa».

Instó a los padres a comprometerse a participar de forma efectiva en el proceso de aprendizaje de sus hijos «para obtener mejores resultados y crear pautas en la vida familiar a favor del nuevo periodo que comienza para que el año escolar sea un éxito».

Reflexionar sobre el curso anterior también es un buen ejemplo para la planificación del nuevo año. «Padres e hijos tienen que pensar juntos sobre lo que ocurrió en el pasado para buscar aquello que favoreció el aprendizaje y también lo que falló o pudo hacerse mejor. Para ello, la experta recomendó que los alumnos fueran partícipes de la elaboración de su horario, «lo que aumentará el compromiso de los niños y ayudará a que sepan distribuirse el tiempo tanto de estudio como de ocio y de tareas deportivas o actividades extraescolares».

Millán aconsejó también, entre otras propuestas, crear hábitos en la vida familiar que favorezcan la puntualidad y la asistencia a clase, el aseo, la higiene, la alimentación sana y equilibrada, el orden y la organización.

«Cuando en los hogares se llevan a cabo unas determinadas pautas, los hijos aprenden valores como el respeto a los demás y el cuidado del medio ambiente».