Isla Mágica, del ERTE a perder sólo siete días de apertura

El parque se marca como objetivo abrir en Semana Santa

El parque parece haber salido de la oscuridad del túnel
El parque parece haber salido de la oscuridad del túnel

Isla Mágica iniciará su nueva temporada en Semana Santa, con un calendario de apertura que sólo perderá siete días respecto al anterior. Así lo detallaron representantes de los trabajadores, después de que la sociedad gestora del parque, Pimsa, celebrara el miércoles un consejo de administración de carácter extraordinario para informar del desembarco de la compañía francesa Looping Group en el accionariado principal de la empresa.

Laurent Bruloy, presidente de la entidad, aprovechó para visitar las instalaciones y departir con la actual dirección. Es más, tal y como señalaron a Europa Press fuentes de Isla Mágica y la presidenta del comité de empresa, Ana Pérez Luna, Bruloy llegó a entablar un breve contacto con la representación de la plantilla. Esta noticia aporta tranquilidad a los trabajadores, que antes de que se hiciera pública la venta planeaban un calendario de protestas por el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que pendía sobre ellos

La representante sindical explicó que la pretensión de Looping Group es abrir las instalaciones «a finales de marzo, en Semana Santa», con un calendario de apertura que sólo reduciría «siete días» el periodo hasta ahora vigente. Aunque Pérez Luna aplaudió esta decisión, todavía debe ser formalizada en el consejo de administración de Pimsa, como sociedad gestora del recinto.

El directivo galo también admitió, según el comité, que «quieren invertir» en Isla Mágica y «ha dejado claro que no vienen a perder dinero», como viene ocurriendo con el parque desde su apertura. De hecho, el ejercicio 2011 cerró con un saldo negativo de 3,2 millones de euros.

Hoy y el lunes, la directiva y el comité de empresa de Isla Mágica celebrarán nuevas reuniones para debatir el nuevo escenario y trabajar en el nuevo calendario de apertura. Uno de los temas a tratar será con toda certeza el canon que debe abonar por el uso de los terrenos, que en breve se elevará a 983.061 euros. La Junta andaluza es la que tiene en este caso la última palabra.