Tras el COVID-19, se disparan las ventas internacionales de relojes de lujo de segunda mano

En el contexto actual de COVID-19, se ha detectado un fuerte crecimiento en la demanda de relojes usados de segunda mano. Lo afirma WatchBox, el líder mundial en este sector, que ha anunciado un crecimiento de los ingresos de más del 25% para el primer semestre de 2020.

«Vinos y amores, los viejos son los mejores». Tiramos del refranero español, para hacer referencia al vino, que cuanto más viejo, mejor. Algo parecido para con los relojes antiguos. Este objeto es todo un ícono de estilo y su mecanismo habla sobre la época en la que está construido. Y no lo dudamos: un reloj no solo sirve para dar la hora. Igual que un vino, que no solo quita la sed.

En el contexto actual de COVID-19, se ha detectado un fuerte crecimiento en la demanda de relojes usados de segunda mano. Lo afirma WatchBox, el líder mundial en este sector, que ha anunciado un crecimiento de los ingresos de más del 25% para el primer semestre de 2020.

“Diseñamos la plataforma de WatchBox para operar sin muchas de las limitaciones del comercio minorista tradicional y hemos sido capaces de apoyar las necesidades de nuestros clientes de forma remota durante la pandemia, mientras que también ganamos cuota de mercado”, ha afirmado el cofundador y consejero delegado global de WatchBox, Justin Reis.

En el primer semestre de 2020, WatchBox completó más de 16.000 transacciones, entre las que se pueden encontrar relojes comprados y vendidos, con un precio medio de venta para los relojes seminuevos que aumentaron de 12.000 a 18.000 dólares durante este primer semestre. Pero en Asia, esa cifra se eleva de manera contundente, llegando a tener un precio medio por transacción de 32.000 dólares. La cifra más llamativa es la alcanzada por el reloj más caro que se ha vendido en este tiempo: 600.000 dólares.

“Se espera que el mercado de lujo y el comercio minorista online se transformen profundamente por la pandemia global, lo que requiere que las marcas y los minoristas vuelvan a examinar sus modelos de negocio”, ha anunciado Govberg, cofundador y presidente ejecutivo de WatchBox. Y tú, ¿tienes algún reloj de lujo? ¿Has pensado en venderlo?