David Beckham: de futbolista a icono de la moda y belleza masculina

Fuera de la cancha, David Beckham se convirtió en un verdadero icono de moda, belleza masculina y estilo.

David Beckham
David BeckhamDavid Beckham David Beckham

Ser empresario le va bien al inglés, que tiene en mente muchas ideas productivas de manera frecuente y así lo ha demostrado al estar en permanente contacto con las finanzas e inversiones, siendo una de las últimas el Inter de Miami, fundado por el deportista. Este club de fútbol profesional se agregó a la MLS de Estados Unidos.

Su gran proyección comenzó con el nombramiento de Sir en la realeza británica, la misma que le propulsó como imagen a seguir en todo el mundo, por lo que fue sencillo abrirse hueco en todas partes. Pero no se puede olvidar a su esposa Victoria, la ex Spice Girl. Porque detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer. Por supuesto, en esta familia no hay divisiones de género y forman un gran equipo, que también se ha visto reflejado con el negocio de la moda en el que David es imagen de la marca de su pareja, lo mismo que ella en la marca de su esposo.

El mundo cosmético masculino es otro de los grandes mercados que ha invadido Beckham junto al sector de la ropa interior para marcas como Calvin Klein, una de las propulsoras de David como icono de la moda y la belleza masculina.

David Beckham
David Beckham FOTO: David Beckham David Beckham

La vida de Beckham siempre ha girado en torno al éxito gracias a su trayectoria intachable como futbolista, esa que tuvo un zapatazo en la frente en Manchester, tal como aquella temporada que jugó a mitad porque Capello le prefería en la grada. Ahora, con hijos y una huella inmensa en el planeta, es uno de los grandes inversores y emprendedores que hay.

Su dinero se ha invertido de la mejor manera y todavía guarda bajo la manga un último truco que se relaciona con el fútbol, ese que permitiría tener a Cristiano Ronaldo y Messi jugando para el mismo equipo en la MLS, un hito que sin duda batirá récords en todo el mundo del deporte y que los nostálgicos valorarán mucho.

Pelé y Maradona, Cruyff y Di Stéfano, genios que no coincidieron lo suficiente para poder jugar juntos y que con este par, podrían cumplirse muchos sueños y nadie mejor que Beckham, con alcances muy distantes a los comunes, para dar ese gran golpe y pasar a la historia, también, como un gran hombre de negocios y logros.