El proyecto de soterramiento de la A-5 incluirá un carril BusVao

El alcalde de Madrid cumpliría, así, tanto con su programa como con el de la presidenta de Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, que prometió una vía de alta ocupación desde Móstoles hasta Príncipe Pío

Aún no se ha definido si este nuevo carril será similar al que se va a construir en la A-2 que se incluirá en el centro de la calzadaLuis Díaz

En marzo, el entonces candidato del Partido Popular a la alcaldía de la capital, José Luis Martínez- Almeida, presentó el que sería uno de los proyectos estrella de su programa: el soterramiento de la A-5 a su entrada a la capital. «Es un proyecto que beneficiará a 120.000 conductores que vienen cada día a trabajara hacer comprar o visitarnos; mejora la calidad de vida y va en la línea de políticas del PP», dijo el entonces concejal popular. Pero ahora toca desarrollarlo. En el proyecto del candidato se proponía soterrar los 3,8 kilómetros que van desde la avenida de Portugal hasta el cruce con la avenida de los Poblados y crear tres carriles por sentido para el paso de vehículos. Lo que no se planteó en un principio y que sí que recogerá el plan definitivo es la incorporación de un carril BusVao por el que podrán circular tanto autobuses como coches con dos o más pasajeros –similar al que ya funciona en la A-6–, como ha podido confirmar LA RAZÓN. Esta idea se ve reforzada con la promesa de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ya aseguró la creación de esta vía de alta ocupación desde Móstoles a Príncipe Pío.

Sin embargo, aún no está definido si esta vía se implantará como la diseñada para la A-2 que empezará a construirse el próximo año –según anunció el Consistorio– y que se incorporará al centro de la calzada, o si se sacrificará uno de los tres carriles definidos en el proyecto inicial para cederlo a los autobuses. La idea definitiva de cómo se va a desarrollar aún no se ha concretado. El soterramiento de una de las principales vías de entrada a la capital también está incluido dentro del proyecto de movilidad del Consistorio, Madrid 360. Lo que quieren es crear algo similar al Madrid Río de Gallardón con «90.000 metros cuadrados de superficie» que recorran los barrios del paseo de Extremadura y llenar toda esta área de zonas verdes.

Almeida ya ha avanzado que en 2020 se licitará el proyecto y la ejecución de la obra del nudo norte. Así, la idea del alcalde es contraria a la que mantenía la anterior Corporación de Ahora Madrid que optó por reducir el tráfico en al A-5 y no redirigirlo. Para ello optó por instalar semáforos a la entrada de la ciudad que Almeida se ocupó de eliminar al poco de entrar en el Palacio de Cibeles. «Son distintos modelos de movilidad, de infraestructuras, unos aumentan la calidad de vida, otros empeoran», subrayó el alcalde.

Convenio con el Ministerio de Defensa

Soterrar la A-5, como ya adelantó este diario, podría, además, contar con la financiación del Gobierno central. Y es que Alberto Ruiz Gallardón, en su etapa como alcalde de la capital, firmó un convenio con el Ministerio de Defensa en 2009 que comprometía a ambas instituciones a la «ejecución de un túnel en la carretera de Extremadura de 2,6 km. de longitud, desde el de la avenida de Portugal hasta la carretera M-511 a Boadilla, y del tramo de transición en superficie de 640 metros hasta la avenida de los Poblados para entroncar posteriormente con la avenida urbana del Plan Parcial».

También se comprometieron a hacer un intercambiador de autobuses y un aparcamiento disuasorio cerca de la estación de Metro de Aviación Española «para alcanzar los objetivos de integración urbana de la A-5, impulso del transporte colectivo, como política adecuada para resolver la movilidad de los ciudadanos en la gran ciudad y mejorar la situación ambiental de los barrios», como figuraba en las claúsulas del acuerdo. En su momento, el coste se estimó en 585 millones para el túnel de la carretera de Extremadura y 32 millones para el intercambiador y el aparcamiento.