Madrid dará el título de Bachillerato y FP con cero suspensos y el de la ESO con dos

Educación remite a los centros las instrucciones para evaluar a los alumnos. Los tres trimestres contarán para la nota final, pero pide a los profesores que faciliten la titulación

Un total de 17 colegios aprueban sus proyectos de tiempos escolares para el próximo curso
Los profesores no creen que haya vuelta presencial a las aulas antes de fin de curso GOBIERNO DE ARAGÓN

La Comunidad de Madrid ha enviado ya a todos los centros educativos madrileños las instrucciones a seguir con pautas básicas que pretenden orientar a los profesores sobre cómo evaluar a los alumnos y abordar el final de curso. En Madrid, los profesores se atendrán a la legislación vigente, que establece que ningún alumno puede titular Bachillerato ni los diferentes ciclos de la FP con materias suspensas, mientras que el de la ESO puede conseguirse con dos asignaturas no superadas (siempre que no sean Lengua y Matemáticas juntas), tal y como establece la LOMCE. Precisamente una de las quejas de la Comunidad educativa es que el Ministerio de Educación y FP no haya fijado un criterio común para todas las autonomías, con lo que Madrid ha decidido atenerse a lo que marca la legislación vigente al considerar que emplear otro criterio sería una ilegalidad y deja en manos de los profesores la última palabra a la hora de calificar, a los que se ha dicho que “faciliten la titulación de los alumnos” en las instrucciones que están recibiendo.

A la hora de calificar, los profesores tomarán como referencia para la nota final de alumno los dos primeros trimestres, aunque también valorarán la actividad del tercer trimestre “de manera individualizada, atendiendo a las circunstancias personales y educativas en cada caso”, ya que hay alumnos que no tienen acceso, en igualdad de condiciones que otros, a medios tecnológicos o bien tienen problemas de aprendizaje. Así, la instrucción especifica que los profesores “deberán valorar las posibles carencias no achacables al propio alumnado para asegurarse de que ello no penalice su calificación, por lo que ningún alumno debe resultar perjudicado por la modificación de los criterios de calificación programados a principio de curso”.

Repetición, una vía excepcional

En cuanto a las repeticiones de curso, el documento dicta expresamente que “se considerará una medida excepcional”. “Hay que tener en cuenta, que la permanencia de un año más en la etapa tiene un carácter excepcional y se adopta tras haber agotado el resto de medidas ordinarias de refuerzo y apoyo para solventar las dificultades de aprendizaje del alumno”, dice el documento de la Consejería.

Por último se fijan las fechas de las evaluaciones finales, que deberán estar concluidas antes del 16 de junio, las ordinarias, y del 26 de junio, las extraordinarias. En segundo de Bachillerato, los centros programarán la evaluación final ordinaria antes del 23 de junio, mientras que la prueba extraordinaria se realizarán por los centros los días 1 y 2 de septiembre.

Qué se hace en el tercer trimestre

Aunque hay comunidades autónomas que se han mostrado en contra de avanzar contenidos, las instrucciones de la Consejería de Educación de Madrid señalan que una parte fundamental del trabajo educativo estará centrado en el repaso, profundización y afianzamiento de los contenidos y las competencias abordadas desde el comienzo del presente curso. También se podrá hacer actividades de recuperación para aquellos alumnos que tuvieran alguna evaluación suspensa. Pero, dada la prolongación del confinamiento, también se permite avanzar contenido “con las adaptaciones y la flexibilidad necesarias”.

Las instrucciones establecen que una vez se reanuden las clases presenciales, los profesores deberán priorizar “los contenidos y las competencias que no pudieron abordarse a distancia por requerir la utilización de material específico o la realización de actividades prácticas”.

El texto remitido a colegios e institutos hace especial hincapié en los alumnos en situación de desventaja o con problemas especiales del aprendizaje, para quien el Ejecutivo regional ya diseñó un una plan con medidas de refuerzo educativo.

Por tanto, “para aquellos alumnos con necesidades educativas especiales, con dificultades específicas de aprendizaje o con necesidades de compensación educativa, se realizará la modificación, adaptación y seguimiento de las adaptaciones significativas o de los planes de apoyo y refuerzo, según corresponda, que se consideren necesarios. En caso de no superarse, se realizarán adaptaciones y planes específicos personalizados de apoyo y refuerzo educativo de cara al curso escolar 2020-2021”.