Villaverde, Puente de Vallecas, Usera y Carabanchel: ¿se puede confinar a 800.000 vecinos?

Los cuatro distritos con más contagios suman una cuarta parte de la ciudad. El Ayuntamiento, aunque no ve necesario el cierre a día de hoy, no descarta ningún escenario

«Ningún escenario ahora mismo es descartable». De esta forma el Ayuntamiento de Madrid no cerró la puerta esta semana a tener que decretar el confinamiento de un barrio si la evolución epidemiológica continúa complicándose en las próximas semanas y hace necesario tomar medidas más drásticas. Fue la vicealcaldesa Begoña Villacís la que realizó este diagnóstico y fijó en el mapa de la ciudad dos puntos: el barrio de Pradolongo, en Usera, y el distrito de Villaverde. En estos enclaves, según Villacís, se ha detectado la celebración recurrente de botellones y, en ese contexto, hay algo claro: «Si hay un punto donde no se siguen las recomendaciones ahí se van a producir más contagios».

De momento, ni en el consistorio de la capital ni en la Consejería de Sanidad se plantean que haya llegado el momento de aplicar un confinamiento por barrios o distritos en la ciudad de Madrid. «A día de hoy, no», recalcan. Sin embargo, los datos de contagios continúan al alza y aunque las hospitalizaciones y la detección de nuevos casos han experimentado en los últimos días una cierta estabilización, los expertos coinciden en señalar en que aún es pronto para saber las consecuencias de la vuelta a los colegios y del regreso de muchas personas a sus lugares de trabajo. Si el «factor septiembre» implica una aceleración en la transmisión comunitaria del virus, es probable que las administraciones se vean obligadas a replantearse su actual hoja de ruta.

En lo que tiene que ver con los datos, la situación es especialmente preocupante en cuatro de los 21 distritos de la ciudad, todos ellos vecinos y situados en el sur: Villaverde, Puente de Vallecas, Carabanchel y Usera. Estos puntos situados en una de las orillas del Río Manzanares son los que presentan a día de hoy una incidencia de positivos más alta. ¿Es posible confinar esta zona de la ciudad? A nivel logístico sería casi imposible controlar la movilidad. Y también parece poco realista si tenemos en cuenta que a pesar de que sólo son cuatro de los 21 distritos, concentran casi la cuarta parte de la población de la ciudad, un 23%, con 794.375 vecinos.

Se da la circunstancia de que estos cuatro distritos tienen una edad media ligeramente inferior al de la media de toda la ciudad aunque cuentan con entre un 15 y un 20 por ciento de personas mayores de 65 años. Puente de Vallecas tiene una población de 240.867 vecinos, con un porcentaje de población con 65 años y más del 17,5% y con un 6,6% de población con 80 años y más. Su edad promedio es de 43,1 años. Con esta base estadística, ya acumula 9.033 casos confirmados de coronavirus desde el inicio de la pandemia. Se da la circunstancia, por ejemplo, de que sólo los positivos por Covid-19 de ese distrito superan a los notificados desde marzo por Asturias y Cantabria juntas. En los últimos 14 días, los casos confirmados activos se elevan hasta los 462, mientras que el número de casos confirmados en ese tiempo -estén activos o no en ese tiempo- han sido 2.533. Eso implica que la tasa de incidencia acumulada de casos de los últimos 14 días (los casos confirmados por 100.000 habitantes) se eleva hasta la cifra de 1.078,53, la más alta de toda la ciudad. De hecho, Puente de Vallecas es el único de los distritos de la ciudad que ha rebasado la barrera del millar en esta tasa.

Más jóvenes que la media

Usera, el distrito que desde hace más semanas preocupa a las autoridades sanitarias, tiene una población menor, de 142.894 vecinos con un porcentaje de personas con 65 años y más del 16,6% y un porcentaje de población con 80 años y más del 6,5%. La edad promedio entre los vecinos de Usera es de 42,2 años. Desde marzo, en los barrios de este distrito se han notificado 4.833 casos positivos. En los últimos 14 días, los casos confirmados activos se elevan hasta los 285, mientras que el número de casos confirmados en ese tiempo han sido 1.388. Eso implica que la tasa de incidencia acumulada de casos de los últimos 14 días es de 993,2.

Incidencia acumulada alta

Carabanchel suma 260.196 vecinos con un porcentaje de población con 65 años y más del 18,8% y un porcentaje de población con 80 años y más del 6,9%. Su edad promedio es de 43,3. En las dos últimas semanas de esta segunda ola, el número de Casos confirmados activos últimos 14 días ha sido de 407 y el número de casos confirmados fue de 2.040. Así las cosas, la tasa de incidencia acumulada de casos de los últimos 14 días (casos confirmados por 100.000 habitantes) ha escalado hasta la cifra de 806. Desde el inicio de la pandemia en Carabanchel el número de casos confirmados con PCR se eleva hasta los 7.570.

«No salir de casa»

Finalmente, en Villaverde viven 154.318 con un porcentaje de población con 65 años y más del 16,8%. Aquellos residentes con 80 años y más representan el 6,3% y la edad promedio en sus barrios es de 41,9 años. Han sido 1.426 los casos confirmados en los últimos 14 días y 271 los casos activos en esas dos mismas semanas. La tasa de incidencia acumulada a partir de estos datos se sitúa en Villaverde cerca de la barrera del millar, en 957,39. Desde el inicio de la pandemia 4.699 vecinos del distrito han confirmado, a través de la prueba diagnóstica, su positivo por Covid-19.

Ya a finales de agosto, el alcalde de la ciudad, José Luis Martínez Almeida, instó a los vecinos de estos distritos del sur a salir lo menos posible de sus domicilios: «Conviene no salir debido a los datos, da igual que fueran otros barrios, hay que extremar, las precauciones y seguir las recomendaciones, que no son caprichosas sino que se hacen con la finalidad de para ese incremento de contagios». Y lanzó también un mensaje de apoyo a estos barrios e hizo un llamamiento para no señalar a los vecinos de este distrito: «No hay que estigmatizar los barrios del sur. Hay que apoyarlos más que nunca. No ponemos relajarnos. Por eso, animo a seguir todas las recomendaciones».

Críticas de la oposición

Precisamente en una visita ayer al sur de la ciudad, el concejal del Grupo Municipal Socialista Pedro Barrero, criticó que el Ayuntamiento «siga ignorando el sufrimiento de las familias y de las personas que lo están pasando mal». El edil pidió al alcalde «que actúe inmediatamente porque en Madrid hay un problema de crisis alimentaria y de crisis social, y tiene que actuar cuanto antes».Aseguró que lo que Almeida debe hacer es «dedicarse a la ciudad de Madrid» y «recorrer la ciudad de Madrid para saber lo que está pasando». «Que se deje de hacer oposición al Gobierno nacional y que venga aquí, a los barrios del sur, a ver que lo que está pasando y la situación de crisis alimentaria», añadió.