La Asamblea de Madrid pide el cierre de prostíbulos y clubes de alterne

PSOE y Podemos urgen al Gobierno regional a su clausura «por salud pública»

La Asamblea de Madrid ha aprobado pedir al Ejecutivo de Díaz Ayuso el cierre inmediato de los clubes de alterne y los prostíbulos, aunque tengan una licencia de actividad para abrir como bar o como cualquier otra cosa. La iniciativa, presentada por el Grupo Socialista, que recibió el respaldo de Podemos y la abstención de PP, Cs y Más Madrid, también contemplaba instar al Gobierno regional a aprobar un plan integral de apoyo a prostitutas y víctimas de la trata y el desarrollo urgente de la Estrategia Madrileña contra la Trata de Seres Humanos con fines de explotación sexual.

«Es importante sensibilizar a la sociedad para que resulte inconcebible comprar el acceso al cuerpo de otro ser humano y que nuestra juventud reciba más educación afectivo-sexual en igualdad que contrarrestre el porno», dijo la portavoz del PSOE, Lorena Morales. Y es que, en su opinión, «no parece razonable que hayan cerrado el ocio nocturno pero se mantengan los prostíbulos abiertos, cuando en éstos se produce el contacto más íntimo». Por eso pidió la clausura de estos establecimientos «aunque sea por salud pública hasta que se tramite la modificación en el Código Penal contra el proxenetismo que ha anunciado el Gobierno de España».

Unidas Podemos respaldó la proposición no de ley socialista en una situación de riesgo añadido como la que estamos viviendo, exigió una la educación afectivo y sexual desde la infancia, que no se multe a las mujeres que ejercen la prostitución y sí a los proxenetas y a los que se benefician de ella «a los que hay que perseguir», dijo Paloma García Villa. Más Madrid se abstuvo después de asegurar que «tenemos la imperiosa necesidad de respetar a las mujeres que se asumen como trabajadoras sexuales y acabar con el estigma que las pone en el foco como posibles contagiosas. El cierre de los prostíbulos sin ninguna medida deja a estas mujeres en mayor situación de desamparo», replicó Loreto Arenillas.

Cs se abstuvo después de considerar que gran parte de las medidas de la iniciativa socialista ya formaban parte del programa de la formación naranja y estaban siendo aplicadas ya. «Nos encanta que les gusten tanto las medidas que está poniendo en marcha nuestra Consejería de Políticas Sociales», espetó su portavoz, Ana Isabel García. Lo mismo que el popular Jaime de los Santos, quien destacó que Madrid ya tiene una estrategia en el ámbito de la explotación sexual.

Vox rechazó la iniciativa porque «las gafas violeta la inspiran y se mezclan cosas con distinto nivel de gravedad y responsabilidad».