Cementerios con distancia social para el Día de Todos los Santos

Este año no todos los madrileños podrán ir al camposanto: los aforos y tiempos de visita serán reducidos y habrá controles y drones sobrevolando las inmediaciones

Ríos de agua enjabonada dibujando un laberinto entre la tierra y el mármol. Olor fresco a tallos recién cortados y a primavera cuando ya parece invierno. Murmullos entre tristes y nostálgicos acompañando las vigilias desde primera hora de la mañana y hasta que el último rayo de sol desvanece entre los recuerdos de un ser querido que se fue, pero está. Así lucen, huelen y se escuchan los primeros de noviembre en los camposantos, pero no este año porque, de nuevo, un virus que llegó para quedarse, hará de mañana un Día de Todos los Santos diferente. Y es que, este 2020 y como empieza a ser costumbre, este será un Día de Todos los Santos restringido y para el que, como hasta ahora viene pasando en cada movimiento fuera de lo esencial, será necesario seguir un paso a paso de medidas y recomendaciones, especialmente en el caso de los madrileños y madrileñas.

670.000 vecinos confinados

En primer lugar, ¿quién puede y quién no puede visitar los cementerios este puente? Tal y como anunció la Comunidad de Madrid a principios de la semana, todos los cementerios de la región tendrán sus puertas abiertas estos días con motivo de la festividad de Todos los Santos, sin embargo, no todos podrán visitarlos. Actualmente, hay 32 Zonas Básicas de Salud (ZBS) confinadas en 12 municipios de Madrid –aquellas que soportan una incidencia acumulada de contagios por encima de los 500 casos cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas– lo que equivale a más de 670.000 ciudadanos que solo podrán hacer las tradicionales ofrendas florales si el cementerio al que quieren acudir se encuentra dentro de los límites de su zona de salud o, excepcionalmente, para ir a un entierro.

No obstante, si es el camposanto el «confinado», sí está permitida la visita, tanto de los vecinos de la misma zona como de otros pertenecientes a barrios libres de restricciones, siendo este el caso del Cementerio de la Almudena, el más grande e importante de Madrid. Claro que nada de esto importará si se presenta algún síntoma o sospecha de haberse contagiado de Covid-19; de ser así, nadie debería salir de casa.

Visitas escalonadas

En segundo lugar, para quienes sí pueden ir, ¿qué normas han de seguirse antes, durante y después de la visita? Tanto las autoridades sanitarias a nivel regional como desde los ayuntamientos de todos los municipios de Madrid, se recomienda empezar por planificar las visitas a los cementerios que, insisten, no tienen que concentrarse en el mismo día, por lo que se recomienda adelantar o atrasar la costumbre y rendir homenaje a los difuntos en una fecha cercana al 1 de noviembre. Una vez decidido el cuándo, es importante comprar las flores en un local autorizado y no en puestos de venta ambulante, así como organizar y limitar los grupos en número y, en la medida de los posible, a convivientes; igualmente, hay que establecer turnos y acortar los tiempos de permanencia en el cementerio.

Ya en el camposanto, se ruega mantener en todo momento la distancia interpersonal de 1,5 metros, respetar los sentidos de las calles y, por supuesto, hacer uso de la mascarilla en todo momento y del gel hidroalcohólico al salir y entrar y si se toca cualquier elemento de la instalación. En este sentido, se insta a llevar agua propia para limpiar los sepulcros o llenar los jarrones de flores, para así evitar la manipulación de las fuentes públicas; asimismo, habrá que extremar las precauciones con los residuos.

Aforos al 50%

En tercer lugar, más allá de la responsabilidad individual, ¿qué control habrá en Madrid durante la jornada de mañana? Lo más reseñable a este respecto es que el aforo de todos los cementerios se ha limitado al 50%, para lo que, en algunos casos, se han establecido operativos especiales de vigilancia. En Madrid capital, por ejemplo, hasta 300 agentes de la Policía Municipal se encargarán de velar por el cumplimiento de las normas sanitarias y los aforos, tarea para la que contarán, además, con la ayuda de drones que planearán sobre los cementerios de la Almudena y de Carabanchel, los más concurridos de la ciudad y en cuyos accesos se instalarán también carpas informativas de Madrid Salud y Samur para concienciar sobre la transmisión del virus. Todo esto quiere decir que, incluso cumpliendo con los requisitos y las medidas para poder hacer una visita al cementerio este fin de semana, si el aforo sobrepasa la mitad de la capacidad de estos espacios, no será posible acceder a ellos.

Flores a distancia

En otros municipios de la Comunidad, además de acogerse a estas mismas restricciones y recomendaciones, han optado por ampliar los horarios de apertura de sus cementerios en un intento por evitar las posibles aglomeraciones en horas punta. Así lo han previsto, por ejemplo, en Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, Humanes o Pinto. Aunque, quizás la iniciativa más llamativa para este Día de Todos los Santos diferente sea la del municipio de Moralzarzal, donde la empresa funeraria que trabaja en su cementerio brinda la opción de solicitar un servicio de puesta de flores para quienes no puedan acudir este año a visitar a sus difuntos. Así todo, el año en el que la muerte parece mirar más de cerca que nunca y en el que las despedidas se han presentado más frías y las ausencias más profundas, mañana tampoco será el día ni el momento de transmitir con libertad todo el cariño que se quedó dentro, pero seguirá siendo, al fin y al cabo, un día para honrar su recuerdo.

Más transporte

De cara a rebajar la posibilidad de que se produzcan agolpamientos de personas en las inmediaciones de los cementerios, los ayuntamientos madrileños han anunciado algunos refuerzos especiales. En Madrid, la Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha reforzado hasta ocho líneas de autobuses parar acortar los tiempos de espera y mejorar las frecuencias de paso de las rutas que transcurren por los principales cementerios; esta es la opción por la que ha optado también el Ayuntamiento de Getafe. Además, en general, se han planificado itinerarios de movilidad para controlar los accesos y salidas de los cementerios, siendo que en Alcalá de Henares se ha establecido un dispositivo especial de control de tráfico para la regulación de la circulación tanto de vehículos como peatones.