Así se fraguó la “operación Jaque a Rita”: el frente común que los ediles carmenistas buscan con PSOE y Podemos

El núcleo próximo a la ex alcaldesa reconoce ahora el error que supuso la ruptura con los de Pablo Iglesias y contrapone “el modelo de ciudad de Manuela” al “modelo de partido de Maestre”

MADRID, 04/03/2021.- Los concejales de Más Madrid Marta Higueras (2i), Felipe Llamas (2d), Luis Cueto (d) y José Manuel Calvo (i), durante la rueda de prensa ofrecida este jueves para analizar la situación de la formación en el ayuntamiento de la capital. EFE/David Fernández
MADRID, 04/03/2021.- Los concejales de Más Madrid Marta Higueras (2i), Felipe Llamas (2d), Luis Cueto (d) y José Manuel Calvo (i), durante la rueda de prensa ofrecida este jueves para analizar la situación de la formación en el ayuntamiento de la capital. EFE/David Fernández FOTO: David Fernández EFE

“Es el momento de elegir entre el modelo de ciudad de Manuela o el modelo de partido de Rita”. Ninguna frase como ésta resume el espíritu con el que ha nacido la escisión de Más Madrid. Desde hace meses, la convivencia en el seno del grupo municipal se había tensionado. Y ahora, los cuatro ediles más próximos a la ex alcaldesa Manuela Carmena lo han dinamitado desde dentro con la creación de una nueva plataforma, el anuncio de que a partir de ahora irán por libre en su trabajo en el consistorio y la voluntad de reconstruir, con la vista puesta en 2023, una alternativa de izquierdas al Gobierno de José Luis Martínez-Almeida.

Más allá de las versiones dadas por las dos partes implicadas en este divorcio, la realidad es que han sido los representantes de la esencia del «carmenismo» los encargados de hacer saltar por los aires la plataforma que la propia ex jueza alumbró en 2018 para buscar mantener el bastón de mando cuatro años más: su mano derecha y amiga Marta Higueras; su sobrino político y coordinador general de la Alcaldía, Luis Cueto; su jefe de gabinete, Felipe Llamas; y el delegado de urbanismo durante su mandato, José Manuel Calvo.

La hoja de ruta que plantean, reconocen fuentes próximas a este sector crítico, pasa por la búsqueda de un frente común de izquierdas, que supere la lógica de los partidos. Como parte de ese objetivo, estos cuatro ediles apuestan por tender puentes con el PSOE. Una estrategia que entronca con la línea defendida siempre por Carmena. Ahí está la designación, durante su mandato, de una histórica del socialismo como Paquita Sauquillo como responsable de la Memoria Histórica, la entrada de antiguos miembros del PSOE en el partido liderado por Errejón o el fichaje de antiguos asesores de la ex alcaldesa en el entramado de Moncloa para la coalición PSOE-Podemos. Dentro de esa búsqueda de frente común frente a Almeida, tampoco se descarta de plano la búsqueda de entendimiento con Podemos de cara a las municipales de 2023, en las que los morados –liderados por Luis Nieto y bajo la sombra de Juan Carlos Monedero– tienen previsto concurrir.

A pesar de los cuatro protagonistas de la ruptura y la propia Carmena fueron los principales defensores entre finales de 2018 y principios de 2019 de mantener la independencia de Más Madrid respecto a Podemos y eliminar cualquier tipo de influencia de los de Pablo Iglesias en la confección de las listas, ahora reconocen el “error” que supuso romper con los morados a la hora de mantener la Alcaldía de Madrid.

“No queremos formar parte de Más Madrid”

Higueras, junto a Calvo, Llamas y Cueto, comparecieron a las 10:00 en Cibeles para hacer público no solo su desencuentro, sino para liderar una nueva vía: Recupera Madrid. El nombre de Carmena sonó varias veces. De hecho, Higueras la citó al comienzo: Recupera Madrid tratará de canalizar la esencia de aquel Ayuntamiento que «gobernó para todos». «No queremos formar parte del nuevo partido. No nos vamos a dejar de imponer las reglas y normativas de ningún partido», subrayó. Y es que su «aspiración es tener una amplia plataforma en la que las fuerzas progresistas tengan ese espacio sin ninguna exclusión. Es la única manera de recuperar Madrid».

Su situación como concejales está pendiente de lo que dirima la secretaría jurídica del Pleno, y a la espera de saber si pueden ejercer como ediles no adscritos. En todo caso, se han comprometido a dejar la política en caso de no conformar un Gobierno en 2023.

Cueto señaló una fecha, mayo de 2020, como momento clave. Fue entonces cuando Rita Maestre, portavoz municipal, «lanzó el proceso de creación de otra estructura política. Se creó una situación incómoda cuando hicimos público que en eso no nos queríamos integrar». De ese modo, había «dos» Más Madrid. «Por un lado Más Madrid, con Pablo Gómez Perpinyà al frente, y que suponía un partido oficial. En mayo se crearon otras estructuras distintas que, para más confusión, se denominaban también Más Madrid. Fue un doble salto que no nos gustó nada». Calvo confesó que «cometimos errores con la decisión de romper con Unidas Podemos y no conformar la candidatura de 2019». Por ello, van a «hablar con con las fuerzas progresistas con vocación de gobierno. PSOE y Unidas Podemos son claves para conformar una candidatura con expectativas de victoria», añadió.

Por último, Llamas afirmó que «en Más Madrid hay una deriva hacia los intereses del partido político, más que una oposición en el Ayuntamiento».

“La gente espera que solucionemos problemas”

A las 17:00 horas llegó la réplica de Maestre, que citó a los medios en la Plaza de la Villa. Arropada por varios de sus concejales, entre ellos Jorge García Castaño, Javier Barbero y Félix-López Rey, Maestre se enteró, «como el resto», del anuncio de sus ex concejales durante la mañana.

En su opinión, se trata de una decisión tomada en un momento «poco adecuado», con «Madrid sumida en una pandemia». «De los representantes políticos se debe esperar a que solucionen problemas, no que generen otros. Somos la oposición real frente a Ayuso y Almeida», comenzó la portavoz.

Para Maestre, Más Madrid «no ha sufrido cambios» con respecto a la línea marcada por Carmena, de la cual han «aprendido» a «ejercer la política desde la escucha. No solo no hemos cambiado, sino que vamos a seguir así». Porque en Más Madrid «no hay diferencias ideológicas», motivo por el cual cree que el adiós de los ediles puede deberse a «intereses personales».

A partir de ahora, lo que está claro es que esos cuatro concejales «están fuera de la corporación municipal», lo que obligará a una «reorganización».