“Caso mascarillas” en el Ayuntamiento de Madrid: sin riesgo de moción de censura contra Almeida

Ciudadanos no contempla la búsqueda de una mayoría alternativa tras el «caso mascarillas». Impulsará junto a Almeida una doble fiscalización de todos los contratos

El aumento de la presión de la izquierda sobre Ciudadanos para propiciar un cambio de Gobierno en el Ayuntamiento de Madrid no tendrá consecuencias en el terreno político. No habrá moción de censura y en ello coinciden todos en Cibeles, tanto aquellos que podrían impulsarla o apoyarla como quienes la sufrirían. En el escenario actual, la vicealcaldesa, Begoña Villacís, no se plantea la posibilidad de alcanzar una mayoría alternativa con la izquierda y sólo un giro radical en los acontecimientos en torno al caso de las comisiones recibidas por dos empresarios por la compra de mascarillas podría dar algún viso de realidad a esta hipótesis. Lo verbalizó la dirigente naranja ayer. «El alcalde no está siendo investigado y el Ayuntamiento tampoco está siendo investigado. Yo no pongo el ventilador, aunque a Ciudadanos nunca le vaya a temblar el pulso. Si alguien piensa que tiene que haber una moción de censura va a tener que esforzarse mucho para explicarlo», aseguró.

Descartado el escenario de la moción de censura, lo que Villacís sí se ha comprometido a activar es una auditoría externa que analice los contratos de emergencia adjudicados desde el consistorio durante la pandemia y que, además, sean fiscalizados por la Cámara de Cuentas. Un doble examen con el que el alcalde Martínez-Almeida está «absolutamente de acuerdo». La sintonía en torno al camino por el que debe encauzarse internamente la polémica llega apenas un día después de que alcalde y vicealcaldesa protagonizaran una imagen inédita hasta la fecha y que dejaba entrever cierta tensión: la comparecencia de ambos por separado ante la Prensa tras la reunión de la Junta de Gobierno.

Argumentos de Cibeles

Desde el equipo de Almeida, el diagnóstico que hacen de lo sucedido está claro: no es un caso de corrupción del Ayuntamiento de Madrid, sino contra el Ayuntamiento de Madrid. Y dan varios argumentos en la defensa de esta tesis: tras un año y medio de investigación, la Fiscalía no cuenta con ningún indicio para imputar delito alguno a trabajadores o cargos públicos del Ayuntamiento; no existe relación ni vínculo entre el primo del alcalde y los comisionistas investigados; no ha existido trato de favor a ningún empresario; y, por último, el Ayuntamiento no pagó ni contrató con ninguno de los dos comisionistas investigados ahora, sino que lo hizo con una empresa, lo que implica que el Ayuntamiento no pudiera conocer la existencia de dichas comisiones, su montante así como el fin último en el que gastaron el dinero que ganaron aprovechándose de la situación de vulnerabilidad de los madrileños. Desde Cibeles insisten, además, en que el Ayuntamiento llegó a recibir más de 1.100 contactos con ofrecimientos de venta y donaciones en aquellos mismos días. Y recalcan que «todos los contratos de urgencia han sido remitidos y analizados por el Tribunal de Cuentas, que no ha encontrado irregularidades. Ni ellos ni fiscalía después de una investigación exhaustiva».

Apoyo de Feijóo y Ayuso

La desescalada escenificada este viernes por Almeida y Villacís contribuye a fortalecer el mensaje de que la coalición no corre peligro. El de Villacís no fue el único apoyo que ayer recibió el alcalde. Desde la dirección nacional PP, el presidente de la formación, Alberto Núñez Feijóo, reiteró su confianza. Considera que la actuación del regidor de la capital es «clara y transparente», como demuestra el hecho de que el consistorio vaya a personarse en la causa. También la presidenta Díaz Ayuso aseguró ayer desde Vitoria que confía «plenamente en el alcalde y en su equipo». Apoyos que el propio Almeida agradeció «profundamente», al tiempo que reconoció no estar viviendo «una situación fácil por la presión mediática» y la «cacería» que está practicando contra él «la izquierda y el sanchismo». En lo que tiene que ver estrictamente con el caso, el alcalde insistió ayer en defender la actuación de su Gobierno. Lamentó que la izquierda trate de vender la idea de que el consistorio «sea ‘’Bienvenido, Míster Marshall’'», en donde «porque alguien sea conocido se le va a recibir con prebendas».

Desde Vox, su portavoz en el Ayuntamiento, Javier Ortega Smith, advirtió al alcalde, José Luis Martínez-Almeida, de la »reacción del escorpión» a cargo del Grupo Mixto, cuyos concejales fueron socios de presupuestos del Ejecutivo municipal y ahora piden la presentación de una moción de censura. A juicio de Ortega, esos ediles «quieren sacar tajada a la corrupción». Y añadió «El alcalde ha fomentado la creación de un grupo comunista, el grupo ‘comunixto’, que es ilegal y se han venido arriba».