El Estatuto de Madrid rebautizará la Asamblea como “Parlamento” y creará la figura del decreto ley

Junto a la reducción de diputados, el PP incluirá en la reforma estatutaria el cambio de nombre de la cámara y la creación de decretos legislativos, tal y como avanza a LA RAZÓN Alfonso Serrano, nuevo secretario general del PP de Madrid

Vista del hemiciclo en una sesión plenaria, en la Asamblea de Madrid
Vista del hemiciclo en una sesión plenaria, en la Asamblea de Madrid FOTO: Alberto Ortega Europa Press

El Estatuto de Autonomía es la norma más importante de la Comunidad de Madrid, está en vigor desde el 1 de marzo de 1983 y ha tenido cinco reformas, la última de ellas en 2010. Ahora está sobre la mesa la sexta. El melón de una nueva modificación se abrió el mes pasado cuando PP y Vox acordaron impulsar una reducción en el número de diputados. Parecía que la reforma se iba a quedar exclusivamente en este punto, pero los populares están valorando la posibilidad de que sea más amplia y alcance otras cuestiones que consideran importantes.

Así, el Grupo Popular en la Asamblea prepara las enmiendas que serán debatidas en Comisión y una de ellas implicaría modificar el artículo 8 del Estatuto para cambiar el nombre de «Asamblea de Madrid», como una de las tres instituciones principales de la autonomía por el de «Parlamento de Madrid».

«En el momento que se constituyó no existía esa tradición de llamar a la cámara Parlamento, pero las Cortes Generales tienen su Parlamento, que es el Congreso de los Diputados, en Cataluña se llama Parlament y hay otros parlamentos autonómicos o regionales. Es importante que Madrid acoja ese nombre», ha asegurado Alfonso Serrano, recién nombrado secretario general de los populares madrileños, en una entrevista con LA RAZÓN que se publicará íntegra mañana.

De lo que se trata, según el todavía portavoz de los populares en la Asamblea de Madrid (está previsto que renuncie en unos días al puesto para dedicarse a la secretaría general del PP), es de «darle carta de naturaleza jurídica al nombre que habitualmente se utiliza para referirse a la institución... La gente habla del Parlamento de Madrid y esto no creo que suponga para la izquierda ningún debate político, aunque tiene un matiz de fondo importante», detalló.

La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, dio la pista del cambio que están impulsando los populares en el Congreso celebrado este fin de semana en Ifema. Aludió a que el nombre de Asamblea «no gustaba» para referirse a esta institución principal del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Otro de los cambios que es están valorando es la posibilidad de incorporar la figura del decreto legislativo que otros gobierno autonómicos ya tienen regulado. «Te permite tomar decisiones rápidas sobre materias sujetas a la ley y esto, en la época de la pandemia, nos hubiera sido de mucha utilidad», añade Serrano. Y es que detalla que para salvar esa situación, proyectos de ley que son sencillos se llevan a la Asamblea recurriendo a la fórmula de «lectura única» como una forma de agilizar trámites y plazos. Es decir, es una vía de tramitación abreviada y que en más de una ocasión ha sido origen de polémica y ha generado malestar entre los grupos de la izquierda, como ha ocurrido en el caso de la Ley de Radio Televisión Madrid o la Ley del Suelo.

Los tres cambios del Estatuto

►PP y Vox quieren reducir de 136 a 91 el número de diputados en la Cámara de Vallecas, lo que supondría un ahorro estimado de 2,5 millones anuales. Ahora se elige un diputado por cada 50.000 habitantes.
►Los populares quieren impulsar un cambio de nombre habida cuenta que en otras autonomías no se habla de Asamblea, sino de Parlamente, y que el término se ha popularizado entre los madrileños.
►A nivel legislativo, el Grupo Popular estudia crear la figura del decreto legislativo. Considera que esta figura legal agilizaría la tramitación de muchas iniciativas. Ahora se recurre a la fórmula de la «lectura única».

El cambio más importante que proponen PP y Vox es la reducción de 136 a 91 el número de diputados, lo que supondría un ahorro estimado por los de Rocío Monasterio de 2,5 millones de euros anuales. Con ello se daría cumplimiento a uno de los acuerdos de investidura entre PP y Vox. Y es que los de Rocío Monasterio consideran que es desproporcionada la cifra de diputados actual en la situación de crisis económica en la que nos encontramos y que ciertos niveles de gasto deben ser eliminados

Ahora, el número de diputados viene determinado en función del censo de población (uno por cada 50.000 habitantes). Pero «como consecuencia de la existencia de un sistema electoral con circunscripción única, en una región uniprovincial de pequeño tamaño en extensión, el establecer una composición de la Asamblea de Madrid en función del número de habitantes puede resultar innecesaria», esgrimen como uno de los argumentos que avalan la iniciativa.

La negociación se abordará en la Comisión de Estatuto y Reglamento y bien podría tramitarse de manera rápida o quedar incluso aparcada hasta la próxima legislatura habida cuenta de que, a día de hoy, no está muy claro de que pudiera salir adelante, ya que la aprobación de esta medida, un compromiso electoral del PP, precisaría el voto de 2/3 de la Cámara. Es decir, serían necesarios 13 votos de la izquierda. Además, al tratarse de una reforma de estas características, precisaría de la ratificación del Congreso de los Diputados.

Por ahora, Más Madrid y Podemos se han mostrado rotundamente en contra de cualquier medida que suponga reducir la representación en la Cámara de Vallecas, pero no así el PSOE, que tiene previsto presentar una iniciativa ambiciosa de reforma del Estatuto de Autonomía que pone sobre la mesa nuevos elementos de negociación más allá de la reducción de diputados

El portavoz socialista en la Asamblea, Juan Lobato, cree que es el momento de hacer un análisis «serio y riguroso» del Estatuto de Autonomía, que debe ser analizado y reformado. La reforma que ha esbozado estos días atrás la presentó ayer en Manzanares el Real, junto al alcalde de la localidad, José Luis Labrador. Gira en torno a tres ejes: eliminar aforamientos en la Comunidad de Madrid y supresión de barreras para investigar en el Parlamento autonómico, en el apartado que considera que serían medidas de regeneración democrática y transparencia; ampliación de derechos de la ciudadanía, como el de atención a los mayores dignamente en residencias o el acceso a la vivienda para jóvenes; y un blindaje de la financiación autonómica para Madrid al estilo del que hicieron Andalucía y Cataluña hace diez años.

Reducción «lógica»

Un asunto menor para los socialistas sería el de la reducción de diputados, aunque Lobato está abierto a hablar del tema. «No lo descartamos, lo vemos lógico dentro del apartado de la regeneración y transparencia», dijo hace unas semanas. Es más, considera hasta «lógico» que el número pueda ser inferior al de la actualidad.

No se ha explicado al detalle todavía la reforma que querrían abordar los socialistas, pero se espera que se dé a conocer en los próximos días a la vista de que es un asunto que se debe analizar en comisión. De primeras, los populares ya han cuestionado el mensaje de Lobato «que no convence, es simplista y con términos equivocados». Lo mismo que Vox, que tachaba ya de entrada la propuesta socialista de «humo y demagogia barata», aunque no se ha negado a estudiar la propuesta.

Una norma con cinco reformas

El Estatuto de Autonomía de la Comunidad fue creado por una Asamblea Mixta de Diputados a Cortes, senadores y diputados provinciales en el Castillo de Manzanares el Real en junio de 1982, aunque no fue hasta el 254 de febrero de 1983 cuando entró en vigor.
Entonces se eligió como presidente a José Prat, que precisamente cuenta con una sala que lleva su nombre en la Asamblea, en la que también se puede contemplar un retrato del político. La norma ha tenido varias reformas: en el año 1991, sobre la fecha de las elecciones autonómicas; en 1994, sobre las nuevas competencias de la comunidad; en 1998, sobre cambios en las instituciones autonómicas y nuevas competencias y en 2002 y 2010, sobre los impuestos que puede gestionar Madrid.