La mujer rural protagonizará la feria BioCultura en Galicia

A Coruña será la sede de la nueva edición de este escaparate de productos ecológicos y consumo responsable, que se centrará en visibilizar el impacto del cambio climático en el papel de las trabajadoras rurales y marítimas

La feria BioCultura tendrá lugar en A Coruña, desde el 28 de febrero hasta el 1 de marzo
La feria BioCultura tendrá lugar en A Coruña, desde el 28 de febrero hasta el 1 de marzo

“En el sector bio, las mujeres están al mando”. El mundo de los productos ecológicos se ha cimentado como una parcela, paralela a los roles sociales tradicionales, capitaneada por emprendedoras y empresarias, que “quieren tomar las riendas, a través de negocios que les permitan vivir en consonancia con sus ideales de respeto por la naturaleza”.

La “alta sensibilidad” de la que disponen estas mujeres se trata de un valioso factor que condiciona la perspectiva desde la que la industria rural y marítima afronta el cuidado del medio ambiente. Una concienciación con el ecologismo digna de maestría, que la feria de BioCultura acercará, del próximo 28 de febrero al 1 de marzo, a los coruñeses.

A Coruña abrirá sus puertas a una nueva edición de BioCultura, que se presenta como “el gran escaparate de la producción ecológica”, como afirma su directora, Ángeles Parra. El consumo responsable y los productos ecológicos de origen gallego se verán representados por el 35% de las empresas expositoras de este evento. Todo ello con un mero fin, dar visibilidad a estos sectores que sufren, en su propia piel, las consecuencias de la crisis medioambiental.

Así, un amplio abanico de productos ecológicos, de los que esta comunidad autónoma se presume como líder, se verá acompañado por más de 100 actividades, como showcooking ecogastronómicos y charlas científicas sobre producción ecológica, la contaminación por plásticos y sus efectos sobre la salud, que, paralelamente, seguirán el ritmo de este certamen.

Ahora bien, la batuta de esta versión gallega de BioCultura la tomarán las mujeres emprendedoras del mundo rural y marítimo, que se sentarán en dos mesas redondas para exponer “un trabajo extremadamente duro y peor pagado que el del hombre”, al que han tenido que encararse durante “mucho tiempo”. Del mismo modo, estos debates construidos por trabajadoras de la ganadería ecológica para la producción de carne y leche, y por empresarias de recolección de algas y de mejillón, buscan dar una imagen positiva al hecho de que, estos sectores, incondicionales del ecologismo, están compuestos y liderados por más mujeres, sobre todo jóvenes, que el resto". Crear debate sobre el futuro rural gallego y animar a que el género femenino opte por ecoemprender, premiando, con ello, a los pueblos de la “España vaciada” con una “nueva vida”, será, pues, la meta principal de este proyecto sin fines de lucro.

El cambio climático “cada vez afecta de una forma más violenta al papel de la mujer rural y del mar”. Y, a su vez, repercute directamente en la vida y en la economía de las personas que se dedican al sector primario. Como táctica ofensiva, estas empresarias han elegido el ejercicio de la agricultura y la pesca ecológica, que “enfrían el clima y combaten la crisis climática por sus técnicas y por su idiosincrasia, a la vez que protegen la biodiversidad y fijan población en los entornos rurales”, informa Parra.

“Para que el campo se reproduzca, no solo necesita hombres, necesita mujeres. Somos un potencial para que el campo siga vivo, somos misioneras intraterritorio”, que luchan contra la hostilidad del mundo rural, defiende Concha Blanco, ganadera vacuno de leche ecológica. “Estamos siendo el sostén del medio ambiente” y, entre otras muchas cuestiones porque el consumo ecológico se caracteriza por estar construido por “muchas madres”. La maternidad primeriza da a luz al pensamiento constante sobre el mejor futuro para los hijos. Esto es lo que conduce, a las figuras maternales, “a la adquisición de productos ecológicos, de una forma más estricta”. Lo que precede, normalmente, al nacimiento del sentimiento y la necesidad de “ecoemprender para contribuir a un mañana más positivo”.